Quieren citar a Cafiero por el acto en Nicaragua en el que estuvo presente un acusado del atentado a la AMIA

El senador nacional de la UCR Pablo Daniel Blanco y otros pares de Juntos por el Cambio presentaron este martes un proyecto para convocar al canciller Santiago Cafiero a la Cámara alta para que rinda cuentas sobre la decisión del embajador en Nicaragua, Daniel Capitanich, de no retirarse del acto de asunción del presidente de ese país, Daniel Ortega, cuando advirtió que allí se encontraba Mohsen Rezai, acusado de ser partícipe del atentado terrorista a la AMIA el 18 de julio de 1994.

El proyecto expresa “la urgencia de la interpelación a Cafiero para que dé explicaciones sobre el posicionamiento y los lineamientos en materia de política exterior con respecto a Nicaragua y, particularmente, sobre la actitud de la representación Argentina en ese país al no retirarse del acto de asunción del presidente Daniel Ortega al tomar conocimiento que allí se encontraba Mohsen Rezai, funcionario iraní acusado de ser partícipe del atentado terrorista a la AMIA, y sobre quien pesa una alerta roja de Interpol”.

“Esta actitud aísla a la Argentina, la vuelve cómplice de gobiernos contrarios a las libertades y los Derechos Humanos, y ofende a la memoria de las víctimas del atentado contra la AMIA y a todo el pueblo argentino”, afirmó Blanco y agregó: “Es lamentable que nuestra delegación haya legitimado semejante presencia en lugar de haberla repudiado con energía y hecho todo lo que estuviera a su alcance para denunciar a este terrorista e intentar que se lleve a cabo su detención”.

En los fundamentos del proyecto, el legislador fueguino señala que “la política exterior argentina deja mucho que desear en materia de respaldo irrestricto a los derechos humanos apoyando a países cuyos gobiernos los violan sistemáticamente como en Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

Blanco embistió contra el presidente Alberto Fernández, de quien dijo que es “la misma persona que denunció a su actual vicepresidenta (Cristina Kirchner) por imponer el tristemente aberrante memorándum con Irán denunciándola públicamente por traición a la patria mientras que, ahora, no tiene el menor empacho en compartir un acto de apoyo a una dictadura con la presencia de uno de los principales sindicados como autor intelectual de uno de los atentados más tremendos que padeció la Argentina”.

“El Gobierno nacional salió a expresar tardíamente y de manera poco creíble su condena por lo sucedido a través de un comunicado emitido por la Cancillería”, apuntó.

Y finalizó: “Obviamente, enviar representantes al inicio de este nuevo mandato es un aval a la perpetuación en el poder de Ortega dándole legitimidad a un proceso electoral que ha sido claramente oscuro. Pero compartir dicho acto con este funcionario iraní lo empeora todo porque se ha dado un paso del que será muy difícil excusarse y retornar”.

La iniciativa encabezada por Blanco lleva también las firmas de los senadores nacionales Luis Naidenoff, Víctor Zimmermann, Carolina Losada, Mario Fiad, Julio Martínez, María Belén Tapia, Gabriela Valenzuela, Alfredo De Ángeli, Eduardo Vischi, Humberto Schiavoni, Edith Terenzi y Gabriela González Riollo.