Otra vez paran los subtes

Unos 210.000 usuarios del subterráneo porteño podrían verse perjudicados hoy si los delegados llevan adelante la medida de fuerza prevista entre las 14 y las 17, y que prevé la suspensión total del servicio en ese lapso.

En ese sentido, la empresa Metrovías , concesionario del servicio público del subte, informó que ayer, “este grupo de empleados volvió a manifestarse manipulando irresponsablemente los molinetes y las puertas de emergencia con los riesgos que ello implica en la seguridad de los pasajeros y trabajadores del Subte”, pues entre las 8 y las 10 permitieron el paso de los usuarios de manera gratuita.

Mañana, la medida de fuerza traería más controversias, porque la suspensión del servicio afectará a los usuarios.

“Considerando que esta práctica se desarrolla en horarios pico, debido a la gran aglomeración de personas resulta imposible garantizar un flujo seguro y ordenado pese a los esfuerzos realizados por la empresa.

Cabe desatacar que aún cuando la semana pasada estos ex delegados alegaran que parte de las razones de la protesta obedecían a reclamos salariales (a pesar del acuerdo cerrado entre la empresa y la asociación sindical competente), actualmente manifiestan nuevos motivos que no existían previamente.

“Este comportamiento deja en claro que se utiliza el Subte como  escenario de una  batalla política de unos pocos, batalla que, por otra parte, es ajena a la empresa y al servicio”, informó la empresa mediante un comunicado.

Metrovías asumió el compromiso con sus usuarios de prestar un servicio bajo un cronograma de emergencia con personal capacitado y con licencia habilitante, garantizando las máximas condiciones de seguridad.  “Sin embargo, tal cual ocurrió el jueves pasado, este grupo de empleados suele impedir la salida de trenes cortando las vías o sentándose en los andenes con la finalidad de evitar que la empresa implemente este tipo de servicios”, aseguraron en la empresa.