Organizaciones sociales se movilizaron contra la "criminalización de la protesta"

Foto: archivo.

El Encuentro Memoria, Verdad y Justicia y distintas organizaciones sociales y políticas marcharon este jueves hacia la Plaza de Mayo para pedir «No a la criminalización de la protesta social» y acusaron a la fórmula libertaria de Javier Milei y Victoria Villarruel de «relegitimar a las Fuerzas Armadas para poder utilizarlas mañana en tareas de seguridad interior».

La movilización partió a las 15.30 desde el Palacio de Tribunales y se reunió con un nutrido grupo de militantes que se concentró en Independencia y 9 de Julio para encabezar la marcha hacia la Plaza de Mayo portando una bandera con la consigna «Ningún preso por luchar».

En el documento que se leyó luego de la movilización alertaron que el malestar social «marca un corrimiento a la derecha de toda la agenda política nacional, al servicio del FMI, de más ajuste y más entrega».

En ese sentido repudiaron «al candidato presidencial Javier Milei y su vice Victoria Villarruel, con su negacionismo del genocidio, de las y los 30.000, y su reivindicación de la dictadura» porque en sus propuestas de campaña tienen como «objetivo relegitimar a las Fuerzas Armadas para poder utilizarlas mañana en tareas de seguridad interior».

«En todo el país se recortan las libertades y derechos democráticos, se criminalizan los reclamos populares y hasta surgen sectores negacionistas del genocidio y de las y los 30.000», aseguraron y condenaron que se «refloten expresiones como ‘terrorismo’ para demonizar a pueblos originarios, como los mapuches» y otras que «estigmatizan a las organizaciones sociales y piqueteras por ‘vagancia’ y ‘corrupción'».

Acompañando la protesta, el dirigente del Partido Obrero y diputado porteño, Gabriel Solano, aseguró que «esta Plaza llena viene a denunciar que en la Argentina crece la persecución a los que luchan” y consideró que «para defender las libertades democráticas tenemos que estar en la calle».

En ese sentido manifestó que el candidato Javier Milei «pretende una política represiva abierta y nosotros vamos a salir a la calle para que no haya ningún preso por luchar desde una posición independiente de ambos bloques».

Se afirma en el comunicado que en el contexto inflacionario actual «los planes de ayuda social son un blanco privilegiado del poder político y económico capitalista que Milei directamente propone anularlos lo antes posible» mientras que el candidato de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, quien anunció el traspaso de dichos planes del Ministerio de Desarrollo Social al de Trabajo, apunta con esto a «reforzar el control del aparato del PJ, los intendentes y la burocracia sindical, y al mismo tiempo debilitar a los movimientos sociales», consideraron.

El documento también denuncia «el genocidio que el Estado sionista de Israel comete sobre Palestina» y pide el «alto a los bombardeos en Gaza, solidaridad con el pueblo palestino, derecho al retorno de los refugiados y que el gobierno argentino rompa relaciones con Israel».

La protesta se replicó en distintas provincias bajo las consignas «No a la impunidad de ayer y de hoy – Apertura de los archivos de inteligencia», «Fuera el negacionismo», «Basta de ajuste, no al pago de la deuda externa: fuera el FMI», y «Por el triunfo de todas las luchas».

«No a la criminalización de la protesta social», «Basta de perseguir a los que luchan – Cierre de todas las causas», «Absolución de César Arakaki y Daniel Ruiz», «Basta de gatillo fácil y detenciones arbitrarias», son otros de los reclamos de la movilización denominada «Jornada Nacional Antirrepresiva».

Entre las organizaciones que marcharon se encontraban el Partido Obrero, Polo Obrero, Correpi, MTR 12 de Abril, MTL Rebelde, MTR CUBA, 17 de Noviembre y Rebelión Popular.

«Hacemos una denuncia en la cabeza del Poder Judicial, la CSJN, para poner en evidencia la importancia de la justicia en la represión y persecución de las luchas populares», indicaron los organizadores.

La protesta también fue en repudio a «las condenas» en contra de César Arakaki y Daniel Ruiz, condenados por hechos de violencia durante las protestas del 18 de diciembre de 2017 en las inmediaciones del Congreso Nacional para rechazar el proyecto de reforma previsional presentado por el macrismo.

«Las recientes resoluciones de la justicia en cuanto a confirmar las condenas y rechazar los recursos planteados por la defensa de los compañeros Arakaki y Ruiz refuerzan no solo la necesidad de la jornada, sino que también hacen que tenga un valor destacado en la campaña para evitar que en el corto plazo los luchadores populares sufran una derrota», agregaron.

Con marchas en distintas partes del país, también se cuestionó el proceso judicial contra el diputado electo de Chubut Santiago Vasconcelos por su lucha ambiental; se criticaron las causas contra seis manifestantes en Córdoba luego de una jornada de lucha de Unidad Piquetera; y se repudiaron «las causas armadas contra los referentes del movimiento piquetero y los luchadores» en Mendoza.

Además, hubo rechazo a «las causas y encarcelamientos» contra referentes piqueteros en Jujuy luego de las protestas contra la reforma constitucional y se repudió «el procesamiento de los compañeros estatales y de Adosac» en Santa Cruz.