La diabetes impacta en la fertilidad femenina, pero los efectos se pueden revertir

Foto archivo: Eliana Obregón

La fertilidad femenina se ve afectada por la diabetes en diversas formas pero si la persona trata la enfermedad -ya sea con cambios de hábitos o medicación- y logra mantener niveles normales de glucosa esas alteraciones se normalizan, explicaron especialistas en las vísperas del Día Mundial de esta patología que afecta a una de cada 10 adultas y adultos.

«Cuando hablamos de diabetes tenemos que diferenciar dos tipos: la tipo 1, que es la que principalmente se diagnostica en la infancia y tiene que ver con un problema del páncreas que no produce insulina; y la tipo 2, que históricamente se diagnosticaba a edades más avanzadas y en donde, a pesar de que hay insulina ésta no puede actuar correctamente», explicó a Télam la investigadora Dalhia Abramovich, del Laboratorio de Estudios de la Fisiopatología del Ovario del Instituto de Biología y Medicina Experimental (Ibyme).

«En los últimos años se ha visto que la diabetes tipo 2 se diagnostica a edades cada vez más tempranas, entonces se empieza a solapar con edades reproductivas»Dalhia Abramovich, investigadora

Abramovich señaló que «en los últimos años se ha visto que la diabetes tipo 2 se diagnostica a edades cada vez más tempranas, entonces se empieza a solapar con edades reproductivas» y advirtió que «en ambos tipos de pacientes (con diabetes tipo 1 y tipo 2) se ve afectada la fertilidad».

Respecto a como es ese impacto en la fertilidad femenina, Abramovich describió que «lo que se observa son alteraciones en el ciclo menstrual (por ejemplo, las mujeres tienen ciclos más largos), y una fertilidad disminuida; esto no quiere decir que no puedan quedar embarazadas, sino que les puede costar un poco más».

«Incluso cuando quedan embarazadas se ve una mayor prevalencia de complicaciones en el embarazo; pero todo es prevenible», aclaró.

Foto archivo 123RF
Foto archivo: 123RF

La científica explicó que los mecanismos por los cuales se produce esta alteración en la fertilidad no se conocen del todo y «esto se debe a que por lo general la diabetes no se presenta sola sino junto a otras patologías como, por ejemplo, obesidad, hipertensión, colesterol elevado, etc.; entonces es muy difícil aislar la diabetes y evaluar su impacto solo».

«Sin embargo -sostuvo- las alteraciones se ven a todo nivel; por ejemplo, a nivel de los ovarios, les cuesta que sus óvulos maduren correctamente y altera la síntesis de las hormonas que produce (estradiol y progesterona); pero, además, también se vieron afectadas las hormonas que controlan el ovario que son las sintetizadas por otras glándulas como la hipófisis y el hipotálamo».

La investigación

En 2023 Abramovich junto a la investigadora Candela Velazquez y el resto del equipo del laboratorio publicaron el trabajo «Efectos beneficiosos de la meformina sobre la fertilidad femenina de ratones después de una dieta rica en grasas» en la revista Endocrinología Molecular y Celular.

«Trabajamos con ratones hembras a las que le dimos una dieta alta en grasas y con el tiempo desarrollaron glucosa alta en sangre, sobrepeso y colesterol elevado y observamos que tenían problemas en su fertilidad», describió.

Y explicó que entre los problemas observados encontraron que «tardaron más tiempo que el promedio en quedar preñadas, tuvieron menor número de crías, problemas en la ovulación, problemas en el desarrollo de los vasos sanguíneos en el ovario (que son importantes para nutrir el óvulo) y también tuvieron problemas en la síntesis de hormonas».

«Lo que vimos fue que al suministrarle una droga que se utiliza mucho en la diabetes que es la metformina, las alteraciones en la reproducción que observamos mejoraban mucho», agregó.

El impacto en la fertilidad

En coincidencia con lo que se describe en investigación, la endocrinóloga Carla Musso advirtió que en la clínica (atención a pacientes) se observa que «la diabetes tiene un impacto en la fertilidad porque la insulinorresistencia genera poliquistosis ovárica, o síndrome de ovario poliquístico, y esto hace que disminuya notablemente la posibilidad de quedar embarazada».

«La buena noticia es que esta condición es totalmente manejable con medicación disminuyendo la insulinorresistencia para que la mujer recupere la fertilidad», señaló la especialista, quien es coordinadora del área de diabetes de la Fundación Favaloro y endocrinóloga del Hospital César Milstein.

Foto archivo Eliana Obregn
Foto archivo: Eliana Obregón

Musso indicó que, entonces, «las mujeres que tienen diabetes deben tener los niveles de glucemia controlados para buscar un embarazo porque tener un parámetro (que es la hemoglobina glicosilada alta) puede llevar a problemas y malformaciones en el bebé».

En la experiencia de Musso, la adherencia al tratamiento para la diabetes, y en general para cualquier enfermedad, mejora cuando se busca un embarazo por la importancia que tiene ese objetivo para las personas.

En los último años, se comprobó que la cirugía bariátrica tiene un impacto sobre diferentes factores, más allá de la pérdida de peso, entre ellos la diabetes.

«Lo que se ha visto es que después de esta cirugía aumenta la fertilidad notablemente y por eso les pedimos que tengan un cuidado importante para no embarazarse los primeros 18 meses porque es un período de mucho descenso de peso y eso no es bueno para el bebé. Lo ideal es buscar el embarazo cuando el peso se estabiliza que es alrededor del año y medio», contó.

Diabetes gestacional

 «Se trata de una alteración metabólica usual, incluso en embarazos de previamente mujeres sanas. Es muy importante hacer el diagnóstico a tiempo y tratarlo, para que la mujer y el bebé puedan tener la mejor evolución. No hay que tener miedo», destacó la doctora Carolina Gómez Martin miembro del Comité de Embarazo de la Sociedad Argentina de Diabetes.

La diabetes gestacional se asocia a complicaciones materno-fetales como recién nacidos de más de cuatro kilos, parto prematuro, hipoglucemia en el recién nacido, cesárea, mayor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en la madre, y riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en la descendencia.

«El tratamiento se basa en un plan de alimentación adecuado, actividad física y un aumento de peso controlado. En el 80% de los casos las embarazadas alcanzan los objetivos con cambios en el estilo de vida y en el 20% restante es necesario el uso de insulina; los medicamentos orales no están autorizados en el embarazo», describió Gómez Martin.

Foto archivo Eliana Obregn
Foto archivo: Eliana Obregón

A modo de conclusión, Abramovich destacó que «lo principal es que las mujeres sepan que si tienen diabetes pueden tener algún problema en su fertilidad y, es decir, que si les cuesta quedar embarazada puedan asociarlo».

Y añadió que «para mejorar su función reproductiva es necesario ‘tratar’ la diabetes; y esto no sólo se hace con medicación, también contempla tener una dieta saludable, hacer ejercicios y mantener los niveles glucosa en valores normales; es decir que tratando la diabetes va a mejorar la fertilidad, como sucede con todas las otras complicaciones que trae la enfermedad».

Entre 800 y 1.000 niños son diagnosticados cada año con diabetes tipo 1 en Argentina

Se estima que entre 800 y 1.000 niñas, niños y adolescentes son diagnosticados por año en Argentina con diabetes tipo 1, aquella que se suele detectar a edades tempranas y que se da cuando el páncreas no genera insulina, según informaron desde la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) al tiempo que advirtieron que en la actualidad hay tratamientos que permiten un mejor control de la patología.

Se estima que la diabetes tipo 1 representa a 1 de cada 10 personas con diabetes en Argentina; esta patología puede afectar a personas de cualquier edad, pero normalmente se diagnostica en niños o adultos jóvenes.

Las personas que viven con este tipo de diabetes necesitan la administración diaria de insulina para controlar sus niveles de glucosa en sangre; si no tienen acceso a la insulina su vida corre peligro.

«El rol de la familia, amigos y escuela es clave para acompañar. Es importante que todos lo sepan y estén al tanto. Una buena familia es la mejor insulina, que acompañe sin presionar, con equilibrio», indicó Mabel Ferraro, pediatra especialista en diabetes y miembro de la SAD en un comunicado difundido por la organización.

Y continuó: «En cuanto a los amigos, que sepan sin sobreproteger, y respecto a la escuela, también que acompañe, que la familia no exija demasiado a la institución, pero es importante que todos sepan sobre la diabetes para que conozcan qué tienen que hacer o cómo deben actuar ante una hipo o hiperglucemia».

Los síntomas más comunes que permiten sospechar diabetes tipo 1, independientemente de la edad, son sed anormal y boca seca, pérdida de peso repentina, micción frecuente, falta de energía, cansancio, hambre constante, visión borrosa y enuresis.

Según la International Diabetes Federation (IDF) en 2022, a nivel global hubo 530 mil nuevos casos diagnosticados de diabetes tipo 1 de todas las edades, pero 201 mil de esos casos fueron en menores de 20 años.

«Es importante en adolescentes con diabetes la autonomía respecto al manejo de la patología. Y tanto en niños como el adolescentes es importante contar con un equipo interdisciplinario, que incluya psicólogo/a y que enseñe sobre la alimentación, autogestionar los cuidados y acceso al tratamiento».

En referencia a la Argentina, Ferraro señaló que «desgraciadamente no hay datos actualizados; sólo hay datos parciales de incidencia pensando en esto y considerando la población actual podría decirse que, aproximadamente, entre 800 y 1.000 chicos inicia su diabetes cada año en nuestro país».

Desde la SAD informaron que en los últimos años hubo avances «muy interesantes en cuanto a la forma de tratamiento con insulinas más fisiológicas o formas de administración continua que quieren acercase a la función del páncreas».

«Un paso muy importante es el monitoreo de glucosa más frecuente o continuo que permite evaluar la evolución y la respuesta a la alimentación y el tratamiento. Es muy importante el seguimiento clínico y el acompañamiento del paciente y la familia por parte de un equipo de salud especializado y empático», indicaron.

En el Mes Internacional de la Diabetes, la SAD convocó a la ciudadanía a monitorearse con el siguiente test online (https://worlddiabetesday.org/type-2-diabetes-risk-assessment/es/) y a realizar la consulta médica con su especialista de confianza.

Además, el martes 14 monumentos y edificios públicos de diferentes puntos del país estarán iluminados de azul por esta causa.

Efectos de la diabetes

La diabetes que no está controlada está asociada a numerosas consecuencias para la salud, como el aumento de la posibilidad de enfermedad cardiovascular, lesiones en el pie conocidas como «pie de diabético» y la retinopatía diabética, entre otros, advirtieron especialistas que indicaron que estos efectos disminuyen si se logra mantener un valor adecuado de la glucosa.

«La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre están elevados. Esto puede provocar daño en los ojos, riñones, en los nervios y en el sistema cardiovascular», indicó en una rueda de prensa la endocrinóloga Carla Musso, especialista de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD).

Musso advirtió que «si bien en algunos casos puede presentar síntomas como visión borrosa, falta de energía, sed excesiva, micción frecuente o pérdida de peso, en muchos casos la diabetes no da síntomas por lo que es fundamental detectarla mediante un análisis».

«La glucemia elevada en sangre y otros factores de riesgo que comúnmente se asocian a la diabetes, como la hipertensión arterial o el colesterol elevado, favorecen al daño tanto de las arterias como del músculo cardíaco incrementando el riesgo de desarrollar diferentes complicaciones cardiovasculares, como infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca e inclusive trastornos del ritmo cardíaco», señaló por su parte Hugo Sanabria , jefe de la Clínica Diabetes del ICBA Instituto Cardiovascular.

Y añadió que «los pacientes con diabetes sin un adecuado control tienen un mayor riesgo de lesiones en otros órganos como el riñón, afecciones en la retina que pueden ocasionar pérdida de la visión o mayor riesgo de lesiones en pie por alteraciones tanto de la sensibilidad como de la irrigación».

En las últimas décadas se ha demostrado que un diagnóstico precoz de la enfermedad y un manejo de la glucosa en sangre y de los distintos factores de riesgo cardiovascular -como la hipertensión arterial, la dislipemia y el exceso de peso- reducen notablemente el riesgo de todas estas complicaciones.

«Un plan alimentario saludable y la actividad física son los pilares para un adecuado control de la diabetes. Por supuesto que disponemos de numerosos fármacos, muchos de ellos muy efectivos no solo en controlar la glucemia sino también en reducir el riesgo cardiovascular. Pero si no logramos que nuestros pacientes alcancen un peso adecuado y adopten hábitos saludables difícilmente logremos sostener a largo plazo un adecuado control», planteó el doctor Sanabria.