Gonzalo Heredia: "Hoy elijo ser parte de un proyecto que me modifique como persona"

Gonzalo Heredia: "Hoy elijo ser parte de un proyecto que me modifique como persona"

Heredia Estoy terminando una obra de teatro y con otros textos que tengo dando vueltas Foto Cris Sille
Heredia: “Estoy terminando una obra de teatro y con otros textos que tengo dando vueltas”. / Foto: Cris Sille

El actor Gonzalo Heredia, quien debutó como conductor en el ciclo documental “Las calles de la historia” que se emite los viernes a las 13 por Canal (á), contó en diálogo con Télam que atraviesa un momento bisagra en su vida en el que la búsqueda en su carrera va por el lado de la intuición y la curiosidad.

“Es un momento de mi vida donde elijo ser parte de un proyecto que me modifique como persona. Estoy haciendo cosas que me gustan, que me interpelan y que me conmueven”, confió Heredia a esta agencia.

En cuanto al ciclo que lo tiene como conductor, es una propuesta que ofrece un recorrido para conocer el origen de las distintas arterias metropolitanas, y en el que participan historiadores, legisladores, vecinos y especialistas que explican en cada entrega por qué cada calle o avenida llevan esos nombres.

La radio te permite poder construir un espacio ntimo tiene otros tiempos y otra cercana asegura el actor Foto Cris Sille
“La radio te permite poder construir un espacio íntimo, tiene otros tiempos y otra cercanía”, asegura el actor / Foto: Cris Sille


“Me interesaba ser parte de este proyecto, soy bastante curioso, me gusta leer, saber sobre historia y, por otro lado, en un rol totalmente desconocido para mí, pero no en el del típico conductor, porque soy una persona que sale a la calle a investigar, a explorar, a conocer y que al terminar cada capítulo aprendió algo”, expresó el actor de ficciones como “Valientes”, “Malparida”, “Argentina, tierra de amor y venganza” y “La 1-5/18”, entre otras.

A partir de varios paseos por las distintas calles metropolitanas, el programa busca responder preguntas como por qué existe avenida San Martín, calle San Martín y avenida Del Libertador y, además, quiénes fueron Pringles, Rawson y Scalabrini Ortiz.

Así como por qué no hay calles con el nombre de los caudillos federales o la existencia de algunas con los nombres de las obras de Jorge Luis Borges, entre otros datos inéditos e historias desconocidas de las arterias urbanas en la ciudad.

“No tengo la habilidad de leer lo que quiere el público, pero evidentemente en los últimos años las ficciones nacionales perdieron mucho terreno, no solo por la pandemia, sino por la llegada de las plataformas, y el cambio generacional”Gonzalo Heredia

“Este programa tiene la particularidad de no dejar a nadie afuera, parte de la premisa de que no sabemos, de que nos hacemos preguntas y a lo largo de cada entrega son contestadas por personas que conocen del tema. Y yo acompaño al espectador en ese recorrido”, abundó el intérprete que escribió las novelas “Construcción de la mentira” y “El punto de no retorno”.

-¿Te interesa seguir por el camino de la conducción?
-No lo pensé, depende del proyecto. Lo que me parece muy genuino y quisiera que siempre fuera así es esto de la honestidad cuando hacés algo y en este caso ocurre, es muy honesta mi curiosidad, aprendí muchas cosas. En cuanto al rol, lo que hago en este ciclo es una especie de personaje. Pero no sé si la conducción es algo que me llame la atención.

Voy por un lugar más intuitivo, por elegir en qué proyectos me gustaría formar parte. En los últimos años tuve diferentes búsquedas.

-Publicaste dos novelas, estás haciendo una maestría en Escritura Creativa, ¿te ves abocado a escribir en este momento de tu vida?
-Definir algo te quita otras posibilidades. En este momento mis días transcurren escribiendo para la maestría, estoy terminando una obra de teatro y con otros textos que tengo dando vueltas. Nunca fue un hobby y tardé mucho tiempo en darme cuenta de eso.

Es algo que siempre estuvo y en los últimos años empezó a tomar más cuerpo y más tiempo de mi vida.

-¿La escritura de guiones es algo que quisieras hacer?
-Tengo 40 años, en algún punto es una edad bisagra en donde hay cosas que te pasan y no sabés cómo decirlas, y los artistas tenemos la posibilidad de contar esa experiencia a través del arte, en este caso, a través de una obra de teatro, por ejemplo.

 Foto Cris Sille
/ Foto: Cris Sille


-¿Cómo fue la experiencia de hacer radio con ciclos ligados a la literatura?
-La radio te permite poder construir un espacio íntimo, tiene otros tiempos y otra cercanía. Y en mi caso el hecho de no trabajar con la imagen, con esa construcción social de la imagen, está bueno.

Tuve que dejar cuando empecé la maestría, me llevaba mucho tiempo. Tener un entrevistado por semana y no llegar a leer sus novelas me parecía vergonzoso, entonces me tomé un tiempo con “Notas al pie” que venía haciéndolo hace ya unos años, primero en radio Cultura y después en radio Con vos, y también la columna que hacía en Futurock, hice una pausa.

Lo que me pasaba con “Notas al pie” era como un “cholulismo” literario, leer un libro y que venga el autor o autora y poder preguntarle todo sobre esa novela era sumamente placentero y la columna era como prender la mecha de la lectura, el hábito de leer.

-¿Qué te pasó cuando publicaste en tus redes que empezabas a estudiar y algunos medios dijeron que dejabas la actuación?
-Me pareció gracioso, tampoco lo voy a hacer. Pero además, por qué lo voy a anunciar, “¿quién soy?, ¿Marlon Brando?”. Se construyó ese relato, un poco porque me reí de eso. Y esto vende en el sentido de consumo irónico de la noticia porque es totalmente ridículo anunciar que te retirás cuando sos un pibe que hizo algunas novelas, es una boludez.

-¿Vas a seguir con la obra “Desnudos”?
-Sí. Hace unas semanas terminamos la gira y vamos a hacer la última temporada de la obra, la despedida, en el teatro Metropolitan, a partir de la primera semana de enero hasta marzo.

-Protagonizaste varias ficciones en el prime time de la televisión de aire, ¿cómo ves ese espacio hoy en manos de los realitys?
-Ya pasó esto, es cíclico. No tengo la habilidad de leer lo que quiere el público, pero evidentemente en los últimos años las ficciones nacionales perdieron mucho terreno, no solo por la pandemia, sino por la llegada de las plataformas, y el cambio generacional. Luego hay un cambio de paradigma, en cuanto al consumo con las plataformas, que afortunadamente vienen a trabajar mucho acá, nosotros tenemos una potencia técnica y artística que es muy reconocida.