Conflicto en la ex Terrabusi: Moyano dice que está actuando la “ultraizquierda”

El conflicto en la planta de la ex fábrica Terrabusi de General Pacheco sigue profundizándose: el edificio permanece tomado y los despedidos amenazan con seguir con los cortes como el que ayer provocó un caos en la Panamericana durante 8 horas. A esto se sumaron declaraciones del titular de la CGT, Hugo Moyano, quien reconoció que la situación en la fábrica “es extremadamente difícil”, pero aclaró que la central obrera no interviene porque la toma está “politizada” y la comisión interna “lleva a la ultraizquierda”.

Moyano subrayó que cuando comenzó el conflicto con los directivos de Kraft Foods -la empresa que controla a la ex Terrabusi- los dirigentes gremiales que se desempeñan allí no aceptaron la intervención de la CGT. Y por eso ahora cuestionó que piden ayuda “cuando la cosa está crítica”.

La situación de los trabajadores “es extremadamente difícil” describió el líder camionera en declaraciones radiales. Ayer los trabajadores de la ex fábrica Terrabusi interrumpieron durante casi 8 horas el tránsito en la Panamericana, a la altura de General Pachecho, provocando una fila de unos 10 kilómetros de vehículos. La protesta se hizo para reclamar la reincorporación de 156 despedidos.

“Estos sectores no aceptaron nuestra intervención, y ahora, cuando la cosa está crítica, quieren ayuda”, cuestionó Moyano, y denunció que la comisión interna está “politizada y lleva a la ultraizquierda”.

En tanto, según el director de Asuntos Corporativos de Kraft Foods, Pedro López Matheu, “la planta sigue ocupada ilegalmente”, dado que “se trata de un grupo de aproximadamente 50 de los despedidos” que están allí.

“Lo que ellos hacen es impedir con violencia y amenazas que la planta trabaje normalmente. La planta está parada, sólo trabajan el depósito, la administración y la parte de mantenimiento”, dijo López Matheu.