Blinken llegó a Tel Aviv en pleno desplazamiento de tropas israelíes en Gaza

Es el segundo viaje de Blinken a Medio Oriente desde el recrudecimiento del conflicto tras los ataques del Hamas a civiles en Israel. Foto: AFP.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, llegó la mañana de este sábado a Tel Aviv en una visita en la que intentará presionar al Gobierno de Israel para garantizar la protección de civiles palestinos en la guerra contra el movimiento islamista Hamas en la Franja de Gaza.

Blinken, que realiza su segundo viaje a Medio Oriente desde el recrudecimiento del conflicto tras los ataques del Hamas a civiles en Israel, que dejó una cifra de 1.400 muertos y 220 personas secuestradas, el 7 de octubre, se reunirá con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y participará en una reunión de su gabinete de seguridad, reportó la agencia de noticias AFP.

Durante esta visita de este viernes a Israel que continuará el fin de semana en Jordania, Blinken tiene varios objetivos: presionar a su aliado israelí para proteger a los civiles palestinos en Gaza y en Cisjordania ocupada, y garantizar un flujo continuo de la ayuda humanitaria que llega aún en cantidades demasiado pequeñas a la Franja de Gaza, bombardeada sin respiro por el Ejército israelí.

«Vamos a hablar sobre medidas concretas que pueden y deben tomarse para minimizar el daño a los hombres, mujeres y niños de Gaza», declaró Blinken antes de partir, desde Washington.

«Vamos a hablar sobre medidas concretas que pueden y deben tomarse para minimizar el daño a los hombres, mujeres y niños de Gaza»Antony Blinken

Si bien resaltó que Estados Unidos cree que Israel tiene «el derecho y la obligación de defenderse» tras el mortífero ataque lanzado en su contra por Hamas a principios de mes y que dejó unos 1.400 muertos y 220 rehenes de distintas nacionalidades, Blinken considera que deben evitarse más bajas de civiles en Gaza.

El último reporte oficial de las autoridades de Hamas cifró en al menos 9.061 los palestinos que murieron y en unos 32.000 los heridos en tres semanas y media de bombardeos israelíes, entre ellos 3.760 menores y 2.326 mujeres.