Basile renunció, pero a último momento lo convencieron de quedarse

Boca, igual que River, está en crisis. Y la derrota de ayer ante Godoy Cruz precipitó las cosas: el técnico Alfio Basile presentó su renuncia como entrenador, aunque después de varias horas de intensas gestiones lo convencieron de que, por ahora, se quede en el cargo. No se sabe hasta cuándo.

Entre los que colaboraron para que siga en su puesto figuran el mánager de Boca, Carlos Bianchi, y el hijo de Basile, llamado también Alfio, con quienes el técnico estuvo reunido anoche en un hotel del centro porteño donde concentra casi siempre el equipo.

El director técnico había tomado la decisión de alejarse tras el encuentro frente al elenco mendocino, por la quinta fecha del Torneo Apertura de fútbol, ya que su equipo se complicó en la lucha por el título y quedó lejos en la clasificación a la próxima edición de la Copa Libertadores de América.

“Si el domingo perdemos… Marchamos”, había señalado Basile luego de haber quedado eliminado por Vélez de la Copa Sudamericana, y ayer se disponía a dar un paso al costado durante una reunión que mantuvo con Bianchi en el hotel donde se concentra el plantel.

Sin embargo, el manager no le aceptó la dimisión y hasta trascendió que el crack del plantel Juan Román Riquelme se acercó al lugar para convencerlo de que continúe en el cargo, lo que luego desmintió el propio jugador.

Además de Bianchi y Basile, de la reunión también participaron el vicepresidente de la entidad Juan Carlos Crespi, el hijo del “Coco” y el representante del DT, Norberto Recassens, entre otros.

De todas formas, durante la semana continuarían las charlas para determinar la continuidad del entrenador, ya que el equipo marcha en el Apertura con cinco unidades, está a ocho de los líderes, Rosario Central y Estudiantes, y quedó muy lejos de la tabla general para entrar en la Libertadores de 2010.