Boudou viaja a Washington para exponer en la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial

El ministro de Economía, Amado Boudou, arribará este miércoles a Washington para exponer en la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) la posición de Argentina en torno de las medidas dispuestas para superar la crisis económica.

Además, de manera paralela a la reunión del Fondo tendrá lugar una cumbre de ministros de Economía y Finanzas del G-20 para analizar la situación económica, en el marco del conflicto de Medio Oriente y el Norte de África, la situación de Japón tras el terremoto y la crisis financiera que azota a Portugal.

El viceministro y secrecretario de Política Económica, Roberto Feletti, será parte de la comitiva, llegará el jueves para estar en la discusión de los Comités Financiero y de Desarrollo de la Cumbre del Fondo, y para discutir temas bilaterales con organismos como el Banco Mundial.

Además, el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, participará el miércoles de una pre cumbre G-24, que fijará la posición de los países en desarrollo para lo que será durante los próximos dos días siguientes el encuentro del G-20.

Este espacio lo integra Argentina junto a los denominados BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que intentará llevar una agenda común sobre “Seguridad Alimentaria”, frente a la postura del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, quien planteó poner un tope a los precios de las materias primas.

Esa iniciativa ya había perdido peso durante la reunión de marzo del G20, realizada en París, debido a la oposición de Argentina y Brasil, que impulsan incrementar al oferta de producción de alimentos, a través de distintos programas.

Otro de los puntos que toca este foro es la manera de congeniar una mayor representación de los países en desarrollo en las instituciones hijas de Bretton Woods de la posguerra que, desde entonces, sufrieron pocas modificaciones, de cara al planteo del diseño de una nueva arquitectura internacional.

Asistirán a los tres funcionarios, el jefe de Gabinete del ministro de Economía, Guido Forcieri (por temas de G20) y los subsecretarios de Finanzas, Adrián Cosentino y de Servicios Financiero, Juan Manuel Prada, en lo que respecta a relaciones con inversores y encuentros con bancos.

Se descuenta que, por el tenor de las reuniones, Boudou y su equipo realizarán reuniones bileterales y continuarán negociaciones puntuales con los países que integran el Club de París, para poder cerrar en breve una oferta global de negociación que satisfaga a los países acreedores y que a la vez no dañe la posición argentina de pagar a plazos posibles para el país.

Con el Club de París existe una deuda en cesación de pagos de más de 6.270 millones de dólares.

Pero esto, sumado a diversos recargos por mora, rondaría entre los 8.000 millones y 9.000 millones de dólares. Hasta el momento no se reveló el monto preciso que habrían conciliado ambas partes, debido a que el número final dependerá también del resultado de la negociación de los plazos y tasas.

La inminente negociación por el Club de París genera expectativas entre inversores y bancos sobre el futuro de Argentina y una posible apertura del mercado.

Desde el Gobierno remarcaron en varias oportunidades que no hay intención de salir a buscar fondos en los mercados internacionales año.

Sin embargo, aprovechan estos foros para alentar a empresarios a invertir en Argentina, ante la perspectiva de que 2011 cierre con un crecimiento del 7,0% en su Producto Bruto Interno.