"Argentina despliega una política exterior realista, amistosa y digna"

Gabinete 2022: Santiago Cafiero, ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto

VER VIDEO

El canciller Santiago Cafiero reivindicó la política exterior “realista, amistosa y digna” que despliega el Gobierno nacional en la defensa de sus “intereses nacionales”, sustentada en tres pilares centrales: “la no injerencia, la defensa de los derechos humanos y la soberanía sobre las Islas Malvinas”.

En una entrevista exclusiva con Télam, el ministro de Relaciones Exteriores destacó que, en sus relaciones internacionales, la Argentina está “abrazada al único alineamiento que vale la pena tener en política exterior, que es el alineamiento con los intereses nacionales”.

Cafiero -quien en septiembre pasado dejó la Jefatura de Gabinete para reemplazar a Felipe Solá al frente del Palacio San Martín- recibió a Télam en su sobrio despacho de la Cancillería en el marco de la serie de entrevistas con los integrantes del Gabinete Nacional que publica esta agencia para trazar un balance de gestión y las metas y políticas proyectadas en 2022.

El canciller fijó las prioridades de la agenda exterior del Ejecutivo, definió al Mercosur como la “plataforma de integración” del país con la región y el mundo, repasó las relaciones bilaterales con Estados Unidos y China y destacó el rol “testimonial” que jugó la Argentina en el retorno de gobiernos progresistas en América Latina.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

-Télam: ¿Qué balance hace sobre el desarrollo de la política exterior del Gobierno?
-Cafiero:
Estos dos años la política exterior estuvo volcada a la situación de emergencia producto de la pandemia, hubo que repatriar a 205 mil argentinos varados en el extranjero. La Cancillería conducida, entonces, por Felipe Solá se arremangó y trabajó para el retorno de todos ellos. Luego, el presidente Alberto Fernández tuvo una voz potente en distintos foros internacionales al plantear la necesidad de liberar las patentes de las vacunas y de tener una mirada solidaria sobre su accesibilidad A la vez, proponía, ya pensando en la pospandemia, rediscutir la arquitectura del sistema financiero internacional para que apunte a achicar las brechas de desigualdades en el mundo. En esa dirección fue la política exterior. ¿Qué abandonaba? Abandonaba esta mirada de alineamientos automáticos con diferentes potencias y abrazaba el único alineamiento que vale la pena tener en política exterior que es el alineamiento con los intereses nacionales.

-T: ¿Qué peso tuvo ese enfoque en la estrategia para la adquisición temprana de vacunas, en un momento en que pocos países lograban su provisión?
-C: Argentina trabajó activamente en una diplomacia de vacunas extremadamente pragmática y realista, fue y compró donde había y le entregaban vacunas: China, Rusia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Eso nos permite hoy contar con un registro de vacunación muy alto, pero también ser parte de un sistema solidario de distribución de vacunas hacia países de la región, Asia y África.

-T: Hasta no hace mucho la oposición alertaba sobre la supuesta escasez de vacunas y que hoy Argentina sea parte activa del mecanismo internacional de donación. ¿Cómo se explica ese salto?
-C: A mediados del 2020 empezamos a participar en los diferentes proyectos de vacunas que había y en los dispositivos solidarios para su acceso y distribución, a tal punto que hoy logramos ser parte del eslabón de producción de dos vacunas bien distintas: Sputnik y AstraZeneca. Argentina dona vacunas porque puede hacerlo, porque tiene una mirada solidaria y porque entiende que la salida de la pandemia solo se podrá lograr cuando un gran porcentaje del mundo esté vacunado.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

-T: Usted dijo que el Gobierno quiere hacia adelante continuar con una agenda exterior “realista” ¿Podría definir de qué se trata ese enfoque?
-C: Argentina despliega una política exterior realista, amistosa y digna. Realista porque opera sobre la coyuntura, defiende sus intereses nacionales y genera los vínculos y cooperación necesaria. Amistosa porque no es un país que promueva conflictos, por el contrario, participa en organismos multilaterales siempre en la búsqueda del diálogo, con posturas contrarias a las sanciones y bloqueos, al derramamiento de sangre y la violencia. Y digna porque siempre pone de un modo autónomo y soberano los intereses nacionales por encima de cualquier tipo de negociación.

-T: ¿Argentina avanzó en reposicionarse en el concierto internacional durante estos dos años?
-C: Hoy Argentina es muy mirada, muy respetada, se la escucha, quedó demostrado en el G20. En el concierto de las 20 economías más importantes del mundo, la opinión del Presidente fue tan escuchada que estuvo en los documentos finales. Argentina propuso en este foro rediscutir la arquitectura financiera global y se logró incorporar dos aspectos bien precisos: las sobretasas de los sistemas multilaterales de crédito como sanción y la creación de un fondo de resiliencia para la pospandemia.

-T: América Latina experimenta el retorno de gobiernos progresistas, y existe la posibilidad cierta de que Lula vuelva a la presidencia de Brasil. ¿Qué perspectiva abre este nuevo escenario regional y qué rol busca jugar Argentina en ese contexto?
-C: Argentina anticipó esa discusión, planteó los límites a esa derecha conservadora neoliberal y muy reaccionaria que se había instalado en el país y en la región. Lo vieron Alberto y Cristina cuando formaron el Frente de Todos como reacción a ese modelo. Lo que sucedió en Argentina generó un testimonio en el resto de los países de la región porque se vio que otro tipo de representación política era posible y Argentina jugó ahí un rol importante. Naturalmente tenemos simpatías, pero desde la Cancillería tenemos un trabajo de orden institucional serio de integración regional con los gobiernos que cada país elige, así lo hemos hecho y vamos a seguir haciéndolo.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

-T: Este febrero se cumplen 50 años de relaciones diplomáticas entre Argentina y China ¿En qué instancias está la posible firma con ese país del Memorándum de Entendimiento para que Argentina adhiera a la llamada “Ruta de la Seda”?
-C: Se cumplen 50 años de relaciones diplomáticas muy positivas con China y queremos proyectar otros 50 años. En ese sentido, veremos cuáles son las potencialidades y complementariedades. Hubo grandes avances con capitales chinos financiando obras de infraestructura en nuestro país, en integración tecnológica y el comercio ha crecido mucho. China es para Argentina un país que genera muchísimas posibilidades y queremos afianzar los proyectos de inversión y nuestras relaciones en general. La Cancillería trabaja sobre un posible viaje del Presidente a China, en febrero, partir de una invitación del gobierno chino que naturalmente está sujeto a la evolución de la pandemia. El Memorándum le permitiría a la Argentina acceder a financiamiento en infraestructura y tenemos intenciones de avanzar en eso, pero debemos terminar los documentos bien precisos para ver cuáles son los aspectos de ese acuerdo que más beneficien a nuestro país.

-T: Argentina y Estados Unidos comparten una agenda positiva en diversos aspectos, pero también mantienen divergencias en torno a la situación en países de la región, puntualmente, Cuba, Venezuela y Nicaragua. ¿Cómo imagina hacia adelante la relación bilateral?
-C: Como la que tenemos con todos los países, una relación madura, desde la soberanía y dignidad argentina y eso está marchando bien. La agenda que tenemos con EEUU es muy importante y hay muchos puntos en común que seguiremos potenciando. Puede haber diferentes opiniones y respetarlas es fundamental. Como con otros países habrá algunas cosas en la que estamos de acuerdo y en otras no. Para nosotros lo importante es que la dignidad argentina no se negocia.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

-T: ¿Qué lectura hace el Gobierno sobre los resultados de la última Cumbre del Mercosur y cómo evalúa el futuro del bloque?
-C: Nuestra principal política de Estado en términos de integración es el Mercosur. Las 300 pymes exportadoras más dinámicas exportan al Mercosur, eso hace que sea nuestra plataforma de integración con la región y el mundo. Que hay diferencias respecto a miradas y proyectos de desarrollo económico, es evidente. Ahora, esas diferencias se resuelven con más integración. Celebro que Brasil haya suscripto también a esta idea. Se cumplían 30 años del Mercosur en esta Cumbre y queríamos llegar a un documento bien detallado sobre sus logros y desafíos y eso se consiguió.

-T: El próximo 2 de abril se cumplen 40 años del inicio de la guerra de Malvinas ¿Cómo se prepara el Gobierno para este aniversario?
-C: Los pilares de la política exterior de la Argentina son la no injerencia, la defensa de los derechos humanos y la defensa de la soberanía de las Malvinas. En este punto el año próximo todos los argentinos tenemos un gran momento de reflexión e introspección. Desde la Cancillería vamos a acentuar nuestra exigencia al Reino Unido para que cumpla la Resolución 2065 de la ONU que lo obliga a sentarse a buscar una salida pacífica a la soberanía sobre las Islas Malvinas.

Cafiero destacó el “reconocimiento global” a la política argentina en Derechos Humanos

El canciller Santiago Cafiero destacó como uno de los logros más importantes del país en 2021 la elección por aclamación que obtuvo la Argentina para presidir en el año que comienza y por primera vez en su historia el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

En una entrevista exclusiva con Télam, Cafiero destacó ese acontecimiento como un “reconocimiento global” a la decisión del Estado argentino de “fijar como uno de sus pilares de política exterior la defensa irrestricta de los derechos humanos en todo el mundo”.

Argentina fue electa el 6 de diciembre pasado por primera vez en su historia para presidir durante 2022 el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.

El país fue elegido por aclamación en una sesión organizativa celebrada en Ginebra, Suiza, para el 16° ciclo del Consejo que integran 47 naciones y que es el órgano rector a nivel mundial en materia de Derechos Humanos.

El actual embajador ante los organismos con sede en Ginebra, Federico Villegas Beltrán, presidirá el organismo cuya función es evaluar y pronunciarse sobre las violaciones de derechos humanos cometidas por países de todo el mundo y avanzar en el desarrollo progresivo de esas temáticas a nivel global.

“Por primera vez en la historia la Argentina va a presidir el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ese es un reconocimiento a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y al resto de las organizaciones de derechos humanos, pero también un reconocimiento a esa política de memoria verdad y justicia que inicio el expresidente Néstor Kirchner en el 2003 y que hoy se reconoce a nivel global”, destacó el canciller en diálogo con esta agencia.

Para el jefe del Palacio San Martín, el hecho de que el país haya sido elegido por aclamación para presidir el órgano mundial más importante de derechos humanos “es muy representativo de lo que es nuestra historia, pero, sobre todo, de lo que es nuestro presente, en relación a cómo la Argentina, desde la vuelta de la democracia, fijó como uno de sus pilares de política exterior la defensa irrestricta de los derechos humanos en todo el mundo”.

En ese sentido, Cafiero analizó que el rol que cumple la Argentina en el concierto internacional en materia de derechos humanos “es valorado a pesar de que a veces se trata de desvirtuar y de que ha habido gobiernos que no han avanzado de un modo adecuado con esto, pero lo cierto, es que la Argentina vuelve a ser en ese sentido una referencia fuerte no solo en la región, sino ahora en todo el mundo”.

“Si lo tengo que resumir: es un reconocimiento a nuestra historia, a nuestro presente y como planteamos nosotros la defensa de los derechos humanos como un pilar de nuestra democracia para nuestro futuro”, concluyó el titular del Palacio San Martín en la entrevista con Télam.

El mecanismo de rotación en el máximo cargo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU suponía que, para el año 2022, la responsabilidad recayera para un país de América Latina y el Caribe, cuyos representantes ya habían adelantado que, por consenso, propondrían a la Argentina.

Finalmente, la Argentina – cuya postulación fue propuesta por Paraguay- fue elegida por aclamación para la Presidencia del Consejo, durante la reunión realizada a principios de diciembre en Suiza.

Federico Villegas Beltrán, un abogado y diplomático de carrera que ingresó con honores al servicio exterior en 1993 y está destacado en Suiza desde marzo de 2020, es en quien recaerá la titularidad del cargo.

En aquella ocasión, Villegas Beltrán, agradeció especialmente el trabajo de la presidenta saliente, la fijiana Nazhat Shameem Khan, y “el consenso conseguido en la región” de América Latina que permitió su designación al frente del organismo.

El diplomático adelantó además que será un “honor interactuar” durante el próximo año con la Alta Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet y brindó un especial reconocimiento para las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo quienes representan un “espejo” del avance argentino en la materia.

En 2022, el Consejo deberá, entre otros puntos, conducir el examen periódico universal de Derechos Humanos y continuar adoptando decisiones para avanzar en los temas pendientes de la agenda universal de protección de los mismos, incluyendo el apoyo al trabajo que realizan relatores y expertos independientes de diversas temáticas.

“La expectativa es alcanzar los US$100.000 millones anuales en exportaciones”

El canciller remarcó que la Argentina cerrará el 2021 con un fuerte crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios, que ubicó en torno a los “US$ 85.000 millones”, fijó una meta de US$100.000 millones anuales en ventas para los próximos años y ponderó la “resiliencia” de empresarios y trabajadores para “sobreponerse a la pandemia y apostar al futuro”.

“No queremos ser excesivamente optimistas, pero lo cierto que la Argentina está llegando a un volumen de exportaciones de bienes de entre US$ 75.000 y 78.000 millones y si uno contara los servicios va a llegar a US$ 85 millones de exportación”, detalló Santiago Cafiero en una entrevista exclusiva con Télam.

“Estamos muy conformes con toda la tarea que se viene haciendo, realmente sorprendidos de la capacidad de los argentinos y argentinas y la resiliencia de los empresarios y de los trabajadores para sobreponerse a la pandemia, mirar el horizonte y apostar al futuro”

En ese sentido, aclaró que si bien el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) “siempre mide bienes” para establecer los niveles de exportaciones del país, el sector de servicios ligados a la industria del conocimiento es “parte de un enclave que viene creciendo también muy aceleradamente”.

“Estamos muy conformes con toda la tarea que se viene haciendo, realmente sorprendidos de la capacidad de los argentinos y argentinas y la resiliencia de los empresarios y de los trabajadores para sobreponerse a la pandemia, mirar el horizonte y apostar al futuro”, analizó el ministro y destacó la creciente incidencia de productos con valor agregado en los volúmenes de exportación que muestra el país.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

“La Argentina siempre en su exportación de commodities es un jugador importante, pero también se han agregado exportaciones de manufacturas de origen industrial, eso también ha crecido mucho y también los servicios basados en conocimiento, otro de los vectores de desarrollo exportador que antes no estaba y ahora viene creciendo de un modo importante”, graficó.

Por otra parte, Cafiero se refirió al Plan de Promoción de Exportaciones 2022, que presentó días atrás en el Palacio San Martín, junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, que contempla 280 acciones para el próximo año, como parte de una estrategia de incorporar nuevos sectores y empresas al segmento exportador con mayor valor agregado para afrontar el desafío de alcanzar en los próximos años ventas por US$100.000 millones anuales.

“Presentamos la plataforma para la planificación del año que viene del 2022 con las ferias, incentivos económicos programas con susidios de tasa para las empresas que exportan y las 300 pymes más dinámicas desde el punto de vista exportador. Toda esta tarea que se viene haciendo en lo que para nosotros es el gran paraguas de promoción de las exportaciones argentinas”, indicó el canciller.

“La Argentina siempre en su exportación de commodities es un jugador importante, pero también se han agregado exportaciones de manufacturas de origen industrial, eso también ha crecido mucho y también los servicios basados en conocimiento”

Cafiero sostuvo que, con ése y otros instrumentos, el Gobierno busca que el 2022 “sea un año donde se sostenga este nivel de exportación y se crezca un poco más” con la “expectativa” de alcanzar los “US$100.000 millones anuales de exportaciones”.

“Ese es el gran desafío. Algunos pretenden que eso sea el año que viene o en dos años, yo les digo que esperemos un poco, pero estamos en esa dirección lo importante es seguir creciendo”, señaló y subrayó la recuperación en la colocación de productos nacionales en el mercado internacional, tras los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, con indicadores actuales equivalentes a los “registros del 2013”.

“Teniendo en cuenta que el 2011 fue el año donde mayores exportaciones de bienes hubo en nuestro país, que fueron US$ 85.000 millones, tenemos que avanzar y llegar a esos US$ 100.000 millones de exportación. Esa es la meta de las exportaciones argentinas”, concluyó.

Foto Pablo Aeli
Foto: Pablo Añeli

“Argentina puede ser un jugador mundial en la transición energética”

El canciller Santiago Cafiero remarcó la potencialidad del país para convertirse en “un jugador mundial en la transición energética”, a partir del aumento de la “explotación responsable y sustentable” en ​Vaca Muerta, y el creciente proceso de inversiones en litio y cobre, minerales sustanciales para el desarrollo de la electromovilidad, además del avance en la producción de hidrógeno verde.

En una entrevista exclusiva con Télam, el canciller destacó que el país en el 2021 ​”batió su propio récord de los últimos 10 años” en materia de exportaciones energéticas con el aumento de los volúmenes vendidos a Chile (gas) y a Brasil (electricidad), al tiempo que ratificó la decisión del gobierno nacional de ubicar a la Argentina en un rol de “liderazgo” en la transición energética.

“Se necesita de Vaca Muerta para poder generar un horizonte de transición energética, se necesita una explotación responsable y sustentable de ese recurso para poder hacer viables proyectos de ese tipo en nuestro país”, aseguró Cafiero.

En ese sentido, marcó como “desafío” para los próximos años el necesario ” aumento de la producción en Vaca Muerta” para acelerar los niveles de exportación en materia energética.

Con todo, remarcó que “en el 2021 la Argentina batió su propio récord, de por lo menos, los últimos 10 años de exportaciones energéticas y eso es por electricidad y gas, con lo cual evidentemente estamos en el camino adecuado y tenemos que seguir intensificándolo”.

En la necesidad de acelerar el proceso el desarrollo energético del país y las posibilidades de transporte y exportación de esos productos, Cafiero lamentó el bloqueo parlamentario de la oposición a la ley de Presupuesto 2022 enviado por la Casa Rosada al Congreso, que contemplaba financiamiento para el ambicioso proyecto de construir un nuevo gasoducto desde Vaca Muerta a Saliqueló, en la provincia de Buenos Aires.

La iniciativa tiene el objetivo de abastecer esa zona y tener la posibilidad de avanzar hacia la integración con Brasil y Uruguay, según apuntó el funcionario.

“Lamentamos que lo que la oposición pensó que era un golpe al Gobierno es en realidad un golpe a la Argentina, porque en ese presupuesto que bloqueó estaba la construcción del gasoducto de Vaca Muerta a Saliqueló, que iba a generar mayor producción en Vaca Muerta, más puestos de trabajo y mayores capacidades para exportar”, indicó.

Sin embargo, Cafiero aseguró que pese a “los palos en la rueda que le puso la oposición, el presidente (Alberto Fernández) está con todo su equipo trabajando denodadamente para ver cómo puede revertir esta situación y que ese gasoducto se haga”.

El titular del Palacio San Martín, insistió en que ​”la Argentina claramente puede ser un jugador mundial en la transición energética, no solo por las inversiones en litio y cobre que estamos teniendo -minerales sustanciales a la hora de la transición energética porque son los que apuntan a la electromovilidad- sino también en producción de hidrógeno verde”.

La empresa australiana Fortescue anunció en noviembre del año pasado una inversión US$ 8.400 millones en la Argentina para producir hidrógeno verde en la provincia de Río Negro, lo que permitirá generar más de 50.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y cuya producción en una primera etapa estará orientada sólo para la exportación.

El anuncio fue realizado por presidente Alberto Fernández en la ciudad escocesa de Glasgow, en ocasión de la cumbre sobre cambio climático COP26; el titular de Fortescue, Andrew Forrest; la CEO de la firma, Julie Shuttleworth, y el presidente de la compañía para la Región Latinoamérica, el exrugbier Agustín Pichot.

“Lo que tiene que ver con el proyecto de hidrogeno verde en la Patagonia va a posicionar a la Argentina como uno de los países productores de hidrógeno verde por excelencia. Es el primer proyecto y donde hay uno va a haber muchos más porque la Patagonia tiene los recursos necesarios para ser un polo de producción de hidrogeno verde para el mundo”, se entusiasmó Cafiero.