Se resistió a un robo en Núñez y el delincuente le pegó dos culatazos en la cabeza

Se resistió a un robo en Núñez y el delincuente le pegó dos culatazos en la cabeza

Se resistió a un robo en Núñez y el delincuente le pegó dos culatazos en la cabeza

Un hombre de 50 años recibió dos culatazos en la cabeza luego de resistirse a un robo en pleno centro de Núñez. 

El delito ocurrió el lunes pasado a las 21.45 en la calle Vedia y Cuba cuando la víctima había estacionado su auto para ir a visitar a su mamá. Cuando se dignaba a cerrar el vehículo fue sorprendido por un delincuente que le gritó «metete adentro, metete adentro».

A pesar de las reiteradas amenazas, Marco Ortolán se resistió al robo y comenzó a forcejear con el ladrón.

LEÉ: El hermano del ingeniero asesinado en Palermo convocó a una marcha

El delincuente, que observó que no podía derrumbarlo, decidió darle dos culatazos en la cabeza y se dio a la fuga sin llevarse nada.

Sin embargo, en la huida se le cayó su celular y la Policía de la Ciudad ya comenzó con las pericias correspondientes para identificarlo.

La secuencia del intento del robo quedó registrada por las cámaras de seguridad y permite observar el momento exacto en el que Ortolán es acorralado por el ladrón.

“Cuando me dijo ´metete adentro, metete adentro´, lo primero que se me vino a la cabeza fue un secuestro o una recorrida por los bancos para ir a retirar dinero. La verdad que no estoy para eso. Entonces, por instinto de supervivencia, lo empujé», relató la víctima en LN+.

Además, sostuvo que el gran problema que tuvo el sujeto fue su resistencia: «Creo que como no me puede controlar y su objetivo no lo pudo concretar y por eso me da dos culatazos en la cabeza. Era una especie de cazador solitario».

Después del robo fue atendido por el SAME y confirmaron que sufrió un “traumatismo en cráneo con lesiones cortantes frontal”.

LEÉ: Asesinaron a un hombre en su casa en Lanús cuando sacó a pasear a su perro: un detenido

El robo es investigado por el fiscal José María Campagnoli, con la colaboración de personal de la Policía de la Ciudad.

Con relación al celular secuestrado en la escena, informaron: «El móvil estaba apagado. Se envió a analizar de manera urgente. Se trataría de su aparato particular».

Una vez más la Ciudad tomó protagonismo en torno a la inseguridad. No hay que olvidar cuando a fines de agosto en Palermo un delincuente asesinó de una puñalada a Mariano Barbieri, un ingeniero de 42 años que había sido papá hacía tres meses.