Multitudinaria bicicleteada por Marcela Bimonde, atropellada en los Bosques de Palermo

Una multitudinaria bicicleteada de la que participaron unas dos mil personas se realizó este domingo por el crimen de Marcela Bimonte y la misma fue en los Bosques de Palermo, el lugar donde ocurrió el accidente hace una semana.

El evento se llevó a cabo a una semana de la muerte de la mujer de 62 años que murió tras ser atropellada junto a otras cinco personas por José Carlos Olaya González en el mencionado lugar del barrio porteño de Palermo.

El mismo fue en reclamo de justicia para la ciclista y en el lugar donde ocurrió el accidente los familiares y amigos de la víctima colocaron una bicicleta blanca en su honor, junto a una placa con su nombre y la leyenda: “Ciclista asesinada por un automovilista cuando transitaba por la bicisenda”.

Durante el acto, la pareja de la víctima, Luis Bruno Ceccato, encabezó una meditación silenciosa en el lugar del hecho y dijo: “Cuando no hay palabras, hay que hacer silencio”.

Además le pidió a los presentes que visualicen a Marcela como una mujer “feliz, empoderada y libre de sufrimiento”.

La bicicleteada se realizó bajo la consigna #EnLaBiciVaUnaVida y participaron no solo ciclistas, sino también runners, y todos aquellos que practican actividades al aire libre.

Marcela Claudia Bimonte murió tras haber sido atropellada junto a otros ciclistas y corredores en los Bosques de Palermo por Olaya González, de 32, quien circulaba a alta velocidad por la avenida Figueroa Alcorta y que se dio a la fuga.

El pasado miércoles, la jueza Patricia Larocca, a cargo del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas 12 de la Ciudad de Buenos Aires, le dictó la prisión preventiva a Olaya González, pero le redujo la calificación a “homicidio culposo”, que tiene una pena mucho menor y que le permitiría solicitar la excarcelación.

El imputado, que no había declarado durante su indagatoria, el miércoles, ante la jueza, manifestó: “No salí a matar a nadie, me quedé dormido”, y pidió perdón a la familia de la víctima.

Luego, la jueza se declaró incompetente y el caso iba a pasar a la Justicia Nacional ya que la porteña no es competente para investigar ese tipo de delitos.