La crisis griega, las rebeliones en los países árabes y la sucesión en el FMI dominan la cumbre del G-8

Ayer jueves comenzó en Deauville, Francia, la cumbre del G-8 que reúne a las autoridades de los ocho países más industrializados del mundo. La primera jornada estuvo encabezada por temas como la crisis griega, las rebeliones árabes y la sucesión de Dominique Strauss-Kahn al frente del FMI.

En primer lugar propusieron a la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, como la indicada para hacerse cargo del FMI ya que según remarcó Sarkozy: “Todos coinciden en que es una mujer de grandes cualidades”. En tanto, también mencionaron la ayuda económica a países árabes como Túnez y Egipto quienes están resurgiendo tras haber realizado revoluciones en ambos territorios.

Asimismo, se trataron temas vinculados a la crisis de la deuda griega, la debilidad del euro y los enormes déficits de Estados Unidos. Al respecto la canciller alemana, Angela Merkel, pidió a los demás líderes que examinen sus déficits y el elevado endeudamiento de sus propios países.