Reforma política: el Gobierno analiza internas abiertas, pero indirectas

Sin estridencias ni anuncios públicos, el Gobierno está avanzando en la llamada reforma política y según trascendió, una de las alternativas que estudia para presentar su proyecto incluiría la posibilidad de imponer internas abiertas “indirectas” para dirimir las candidaturas presidenciales de 2011. Según una información que publicó el diario Ambito Financiero, de acuerdo con el anteproyecto en análisis, cada partido debería elegir su candidato presidencial mediante internas abiertas (donde pueden votar los no afiliados), obligatorias (es decir que todos los partidos deben hacerlas) y simultáneas (tendrían que realizarse todas el mismo día).

De todos modos, según la versión, se prevé la división del país en cuatro regiones -noroeste, noreste, centro y sur- que votarán en fechas diferentes. Además, se analiza la posibilidad de que la votación sea directa, es decir que el voto de los ciudadanos consagre al candidato más votado, o indirectas -en ese caso, los afiliados elegirán delegados de una lista interna-.

De darse ese sistema, similar al que se utiliza en los Estados Unidos, esos delegados deberán reunirse luego en una convención partidaria para proclamar al candidato. Según las evaluaciones que se realizan, en el sistema indirecto la incidencia de las provincias “grandes” en la elección, en particular el de la provincia de Buenos Aires, sería menor.

El Gobierno nacional realizó una serie de consultas con los partidos políticos, en el marco de un “diálogo” iniciado luego de las elecciones del 28 de junio pasado. El ministro del Interior, Florencio Randazzo, encabezó la ronda de consultas, de la que deberá surgir un proyecto de reforma política, según la propuesta del Gobierno nacional.