Por qué un economista de la Mediterránea alerta que el próximo gobierno entrará "con mucha basura bajo la alfombra"

La suba del dólar y de los precios de la economía en general está impulsada por el «desborde monetario y fiscal», advirtió hoy el economista Jorge Vasconcelos, de la Fundación Mediterránea, entidad que elaboró el plan que prevé implementar Patricia Bullrich si llega a la Presidencia.

«El próximo gobierno no sólo va a tener una herencia pesada, sino que va a entrar con mucha basura debajo de la alfombra, que es la inflación reprimida por todos lados», alertó, y consideró que la campaña electoral del oficialismo es «irresponsable».

“Estamos asistiendo a una campaña electoral muy irresponsable en términos de promesas o de anuncios. La venta de estabilidad inmediata que se hace por la promesa de la dolarización. No es cumplible que los anuncios de Massa no traigan más inflación, porque estos mismos anuncios tienen un gen inflacionario dentro», advirtió.

Sostuvo que estas iniciativas «no tienen financiación genuina, y del lado de la dolarización está acelerando una expectativa de estabilidad mágica que cuando se compruebe que no es así puede ser decepcionante para la población».

«La campaña está metiendo mucha irresponsabilidad, mucho cortoplacismo y el riesgo de decepción de la población cuando vea que el plan platita dura tres semanas o la dolarización no se pueda hacer, o que ni siquiera a las apuradas signifique sueldos en dólares», indicó Vasconcelos en declaraciones radiales.

Leer:  La suba récord de un costo clave en medio de la disparada de la inflación

Además, el economista aclaró que buscar el equilibrio presupuestario «no se trata de ajuste fiscal, sino de responsabilidad fiscal».Sobre las remarcaciones, Vasconcelos advirtió que “la tendencia es muy fuerte».

También criticó que el Ministerio de Economía tenga «la percepción de que anclando el dólar oficial puede lograr aquietar la marcha de la inflación».

«Me da la impresión que el precio del dólar es uno más de los precios empujados por el desborde monetario y fiscal muy fuerte, que hace que todos los precios, incluido el tipo de cambio, suban», señaló.

Dijo que los especialistas le prestan «atención al precio del dólar y los salarios para tomar la fiebre de la inflación, pero estos datos sueltos, como la canasta básica, hacen que no nos podamos autoengañar».

«No hay ningún motivo por el cual esta tendencia se pueda frenar de aquí a fin de año, conformando una transición muy complicada.

Dijo que la escalada de precios es tan acelerada que «un número que yo tenía la cabeza hace 45 días, quizás ahora no sea válido o haya que revisarlo».

«45 días atrás, había 25 a 30 puntos porcentuales de inflación reprimida, por precios atrasados como el precio de las tarifas. En el interior del país hay varias ciudades en las que el boleto está cerca de los 200 pesos», más del doble que en el AMBA, señaló.

En cuanto a la propuesta que impulsa Carlos Melconian como potencial ministro de Economía de Bullrich, Vasconcelos señaló que «la cuestión del bimonetarismo es importante por la parte de los contratos. Lo que ahora tenemos no es solo un gran desborde inflacionario, sino además una enorme dificultad para realizar contratos entre privados. El caso de los alquileres es el más brutal».

«Si uno mira el índice que ajusta los salarios y el precio de los alquileres nuevos, se abrió en los últimos 12 meses una diferencia de 50 puntos. Si la inflación fue 120, los precios de los alquileres nuevos subieron 170 puntos. El que pone el departamento de alquiler tiene expectativa de tener 12 meses congelados el alquiler, tiene dudas sobre la validez de ese índice», explicó.

Dijo que «la idea del bimonetarismo tiene que ver, no con eliminar la inflación, sino con la cuestión de los contratos, que también es muy importante porque te permite que la economía no se pare, que la oferta no se retraiga».

Sostuvo que «la idea es simplificar las cosas y que la economía no se pare. El blanqueo son todas cosas que uno pueda tener un borrador, pero que dependen del blanqueo. Pero se ha mencionado el blanqueo no como el de Macri, sino la posibilidad de que la gente materialice pequeños montos».

Explicó además que «no se puede imaginar un presupuesto equilibrado, sin una visión federal. Hay que hacer un trabajo muy de cirujano, no se puede ir con ningún hacha».

Dijo que “hay una gama amplia de partidas presupuestarias que perfectamente se pueden revisar y generar muchos ahorros. No se trata de ajuste fiscal, se trata de responsabilidad fiscal».

Advirtió que «hay un montón de cosas que hoy se están haciendo por el doble de precio. Después tenés los subsidios de las tarifas públicas que obviamente va a haber que convivir con tarifa social durante mucho tiempo, no se va a poder ajustar todo lo que indica el presupuesto».

Afirmó que «el tema de las empresas públicas también tiene mucha falta de transparencia y exceso de gastos. Todo lo que es el funcionamiento mismo del Estado hay posibilidad de mejorar mucho, hacer mejor las cosas con menos plata».