Polanski, preso en Suiza y con posibilidades de ser extraditado a EEUU

El famoso director de cine franco-polaco Roman Polanski se encuentra preso en Suiza, mientras sus amigos realizaron una movilización para impedir su extradición hacia Estados Unidos, cuya justicia le reprocha “relaciones sexuales ilegales” con una niña de 13 años en 1977. El cineasta, de 76 años, fue detenido el sábado por la noche al bajar de un avión en la ciudad de Zurich, donde debía recibir el domingo un premio al conjunto de su obra en el festival de cine de la ciudad.

“Estados Unidos tiene 40 días para presentar la petición de extradición, un plazo que eventualmente puede ser prolongado 20 días”, explicó a la agencia francesa AFP Charles Poncet, un abogado ginebrino. Según este abogado, “los suizos no pueden decir que no, dado que según el tratado (en vigor entre ambos países) tienen la obligación de extraditarlo”.

Sin embargo, los amigos de Polanski no se resignan a esta perspectiva. Cineastas y artistas de todo el mundo lanzaron una petición para exigir su “inmediata puesta en libertad” y denuncian una “trampa policial” aprovechando el homenaje que se le iba a realizar.

Entre los primeros firmantes figuran Costa-Gavras, Wong Kar-Wai, Fanny Ardant, Ettore Scola, Marco Bellocchio, Giuseppe Tornatore, Monica Bellucci, Abderrahmane Sissako, Tony Gatlif, Pierre Jolivet, Jean-Jacques Beineix, Paolo Sorrentino, Michele Placido, Barbet Schroeder, Gilles Jacob y Bertrand Tavernier.

También la asociación suiza de guionistas y directores de cine denunció “un escándalo jurídico que dañaría la reputación de Suiza en todo el mundo”.

Los directores de cine polacos, encabezados por Andrzej Wajda, pidieron a su gobierno que evite un “linchamiento judicial”. El jefe de la diplomacia polaca, Radoslaw Sikorski, anunció por su parte que Varsovia y París pedirán conjuntamente a Washington la liberación del cineasta.

El ministro francés de Cultura y Comunicación, Frédéric Mitterrand, tildó de “absolutamente espantosa” la detención de Polanski en Suiza “por una vieja historia que no tiene realmente sentido”.

La búlgara Irina Bokova, elegida la semana directora general de la UNESCO, consideró por su parte “chocante” la detención del cineasta.

La fiscalía de Los Angeles afirmó haber planificado la detención la semana pasada, tras conocer la participación prevista de Polanski en el festival de cine. Para la ministra suiza de Justicia, Eveline Wildmer-Schlumpf, “no quedó otra solución” que detenerlo. Polanski había viajado anteriormente a Suiza pero sin que las autoridades lo supiesen por adelantado, explicó.