Nuevos controles a automovilistas

El gobierno de Macri comenzará esta noche a instrumentar una polémica medida de control de tránsito: controlará si los conductores consumieron drogas, tanto legales (medicamentos) como ilegales. Lo hará mediante la lectura de la dilatación de las pupilas de los choferes. Para ello, utilizará un instrumento denominado pupilómetro. Si esa comprobación da resultado positivo, se someterá al conductor a un segundo examen: un test de saliva. Las autoridades contemplan que, de quedar demostrada la falta por ambas vías, se secuestre el vehículo y se imponga al automovilista la multa correspondiente por “conducir bajo los efectos de estupefacientes, cuyo valor es de entre 200 y 2000 pesos, de uno a diez días de arresto y la quita de 10 puntos en el scoring”, como señala el Código de Tránsito local. Según informó el Ministerio de Justicia y Seguridad de la ciudad, este operativo se concretará desde esta medianoche y hasta la madrugada de mañana, en puntos fijos de zonas donde funcionan discos, locales gastronómicos y pubs, aunque no informarán cuál será el sitio elegido.