El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, fue interpelado por la Legislatura por el caso de las escuchas ilegales

Estuvo acompañado por el Gabinete del PRO en pleno. La oposición insiste con que se presente Mauricio Macri.

La de ayer fue la primera interpelación de la historia a un funcionario del Gobierno de la Ciudad en la que el ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, respondió a las preguntas de los presentes. Durante las siete horas que duró la interpelación el funcionario porteño se autoproclamo “responsable político” de la designación de Jorge “Fino” Palacios al frente de la Policía Metropolitana.

Además, Montenegro reconoció que el eventual pedido de juicio político al juez Norberto Oyarbide es un “tipo de ataque”, a la vez que cargó contra la oposición por “no preocuparse por la seguridad”. Precisamente un sector de los opositores presentó un proyecto en el que rechazan las explicaciones del ministro, además de pedirle su renuncia y reclamar por la presencia del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

En tanto, otra parte de la oposición decidió impulsar a partir de este miércoles una comisión investigadora. Por otra parte, mientras participaba de una poda de árboles, le llegaba a Macri la información acerca de lo que sucedía en el recinto a lo que el jefe de Gobierno porteño respondió que todavía “no escucharon a Montenegro y ya me reclaman a mí. ¿Por qué no tienen un poco más de seriedad?”.