Miles de manifestantes desafían a Mubarak y Egipto es un caos

A pesar del toque de queda, hay miles de personas en las calles y ya son más de 120 los muertos como consecuencia de los graves enfrentamientos en El Cairo

El presidente egipcio Hosni Mubarak se reunió ayer con las Fuerzas Armadas, consideradas cruciales para el futuro del país africano, mientras miles de manifestantes le exigen en las calles que abandone su mandato de 30 años, desafiando el toque de queda.

Aviones de combate egipcios sobrevolaron a baja altura El Cairo, mientras tanques avanzaron hacia la céntrica plaza Tahrir (plaza de la Liberación) donde, por sexto día consecutivo, miles de egipcios se manifestaban contra el régimen de Mubarak. La demostración de fuerza del Ejército egipcio ocurrió poco antes de la entrada en vigor del toque de queda a las 16 (11 hora de Argentina) y poco después que Mubarak se reuniera con altos mandos militares.

Mubarak asisitó al Centro de Operaciones de las Fuerzas Armadas con el general Omar Suleimán, que el sábado fue designado como vicepresidente, cargo que el mandatario mantuvo vacante durante las tres décadas que lleva en el poder.

La televisión egipcia mostró imágenes en la que aparecen Mubarak y Suleimán, también vestido de civil, acompañados del ministro saliente de Defensa, general Husein Tantaui, y otros jefes militares.

El viernes, Mubarak ordenó al Ejército que salga en un esfuerzo por mantener el control en las calles, después de que la policía perdiera el control de la ciudad.

Pero los manifestanes volvieron a las calles de El Cairo donde decenas de cuerpos yacían este domingo en una calle cercana a una cárcel de la capital egicpia, donde durante la noche se registró un motín y fuga de presos por lo que se escucharon disparos de arma de fuego.

Al menos 120 personas murieron y casi 4000 resultaron heridas en Egipto desde el martes que comenzaron las manifestaciones contra Mubarak, informaron hoy fuentes de seguridad y médicas.