Maradona no se arrepiente y Grondona… lo apoya

Las encuestas hechas en las radios, diarios y sitios de Internet son concluyentes: una enorme mayoría del público considera que la AFA debería echar a Diego Maradona por los exabruptos e insultos de la conferencia de prensa posterior al 1-0 contra Uruguay, en Montevideo. Pero nada de eso parece que ocurrirá: todo lo contrario. El mandamás de la AFA, Julio Grondona, avaló a Maradona y dijo: “Hay que entenderlo. Cualquiera puede decir cosas en determinados momentos de las que luego se arrepiente”. Pero Maradona no se arrepintió en lo más mínimo.

El entrenador de la Selección no volvió sobre sus pasos. Es más, ratificó sus agresiones a la prensa y afirmó que no le debe disculpas a nadie. “No voy a volver atrás, cada uno sabe lo que dijo y yo sé lo que sentía adentro de la concentración. Parecía que querían que la Selección quedara afuera del Mundial. No voy a volver atrás con este tema: los únicos que se merecían la clasificación eran los hinchas que el otro día alentaron en River hasta el final”, sentenció el ex “10”.

Maradona sostuvo cada uno de sus filosas palabras, fiel a su estilo puso las culpas en manos ajenas y demostró una vez más que no acepta críticas. Poco le importó la imagen que dejó del país. Y en un intento por bajar el perfil de sus resonantes agravios deslizó que aunque no se tiene que disculpar “fue un desahogo, pero no hay vuelta atrás”.