Macri, irónico con Aníbal Fernández por acusaciones en Wikileaks: “¿espionaje? No, no me digas”

El titular del Gobierno porteño, Mauricio Macri, respondió hoy con ironía a las acusaciones de diplomáticos estadounidenses formularon contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, por presunto espionaje a adversarios políticos, y reclamó que “explique” esa situación.

“¿Espionaje? No, no me digas… Gabriela (Michetti), vos podés creer que Aníbal Fernández haya hecho espionaje, que tanto se ocupó de hablar de lo que pasó en la ciudad de Buenos Aires (con el caso de las escuchas telefónicas), y de Ciro James, y es él quien hace espionaje, dicen los americanos?”, planteó Macri con sarcasmo.

“Que lo explique él ahora. No voy a defender a Aníbal Fernández. Tengo una posición tomada respecto de él como funcionario, no me despierta ningún tipo de confianza ni de solidaridad. Que él explique todas estas cosas que se dicen, yo no me tengo que hacer cargo de lo que él tiene que explicar”, continuó.

En declaraciones a la prensa luego de encabezar un acto en el que se anunció la puesta en marcha de la Policía Metropolitana en seis barrios, donde estuvo junto a Michetti y otros funcionarios de su gabinete, Macri insistió que “no es tan grave” la difusión de un cable secreto de la embajadora de Estados Unidos, Vilma Martínez, con comentarios negativos sobre su personalidad.

“Soy de tener las reuniones lo más cortas posibles para poder tener tiempo de trabajar para la gente. Igualmente, desde que la conocí a Juliana (Awada) y me casé, estoy mucho menos brusco que antes”, bromeó.

Precisamente, el cable de Martínez advirtió que Macri actúa con “brusquedad” y tiene una “maniquea visión del mundo, cualidad que comparte con Néstor Kirchner”.

Consultado sobre si el escándalo de la difusión de los comunicados diplomáticos secretos podría afectar las relaciones con las demás naciones, contestó: “No creo. Estados Unidos tiene una larga historia con todos esos países”.

“No es una situación cómoda que presidentes de todo el mundo se enteren de opiniones, pero tampoco creo que haya que exagerar. Lo único que espero es que la embajadora me mande el 8 de febrero próximo (cuando cumpla 52 años) de vuelta los brownies, y está todo bien”, prosiguió en tono jocoso.