Macri acuso al oficialismo de combinar de “ignorancia y tozudez”. Se distancio de supuesto pacto k con UCR

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, acusó hoy al oficialismo de combinar “ignorancia y tozudez” en torno al conflicto por las reservas y tomó distancia de un supuesto acuerdo del kirchnerismo con la UCR para apurar la salida de Martín Redrado del Banco Central, como lo denunció la diputada Elisa Carrió. “No vamos a apoyar nada que no se refleje en la legalidad y respeto a las instituciones”, avisó Macri y sostuvo que “no estamos de acuerdo con ningún atajo” para encontrar una solución a la crisis institucional desatada en la Argentina por el decreto que creó el Fondo del Bicentenario.

El titular del Ejecutivo porteño respondió así a una consulta sobre expresiones de Carrió, líder de la Coalición Cívica, acerca de un supuesto pacto entre el oficialismo y la UCR para apoyar la “caída” de Redrado a cambio de que el DNU por el uso de reservas para el pago de la deuda se trate en el Congreso.

En la nueva sede del Ministerio de Salud porteño, en el barrio de Parque Patricios, donde se brindó un informe sobre el dengue, Macri denunció que el oficialismo “combina dos características que, de por sí, no son buenas pero juntas son explosivas: la ignorancia y la tozudez”.

Tras pedirle al kirchnerismo que “baje un cambio porque, si no, nos va a seguir llevando a lugares no deseados”.

Macri respondió así al ser consultado sobre las declaraciones de Redrado, quien esta mañana,  interrogado sobre el recorte de su poder a partir de decisiones adoptadas por el directorio del BCRA, lanzó: “Ellos creen que me matan, (pero) yo creo que se suicidan” porque “soy más duro de lo que parece”.

“Yo vengo pidiendo un minuto de reflexión al matrimonio presidencial, pero hasta ahora lo único que vemos es más locura, más confrontación, más agresividad y esas participaciones mediáticas de la presidenta (Cristina Fernández) que ahuyentan a ciudadanos comunes y potenciales inversores”, lamentó.

Más adelante, el jefe comunal volvió a cuestionar duramente al Gobierno por la denuncia penal por “estafa procesal” que ayer presentó contra el jefe del bloque de diputados macristas, Federico Pinedo, e involucró a la jueza federal María José Sarmiento. “El oficialismo debería convocar al Congreso para la salida de este culebrón de verano que tenemos y no perseguir a los diputados o a los jueces como han hecho con Pinedo, con la jueza Sarmiento y hasta con la abuelita y el abuelito de Pinedo”, ironizó.

Macri sostuvo que “por ese camino no vamos a ningún lado”.

En su arremetida contra la Casa Rosada, insistió en que “esta combinación letal de ignorancia, tozudez y duplicación de la apuesta sistemática los lleva cada vez a cometer más errores y los errores son papelones”.

Se refirió así al preguntársele sobre la errónea información que dio ayer el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, cuando dijo que el juez neoyorkino Thomas Griesa levantó el embargo sobre la cuenta del Banco Central, lo que, horas más tarde, debió ser desmentido por el ministro de Economía, Amado Boudou.

Macri insistió en pedirle al Gobierno central que se tranquilice, al sostener que “no es saludable, no es inteligente, no es sensato lo que ha pasado” a partir de los decretos sobre las reservas federales y la remoción de Redrado.