Los colectivos están en la mira del gobierno porteño.

La Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la ciudad, junto a la Agencia Gubernamental de Control y el Ministerio Público Fiscal, clausuraron un taller y depósito de micros de la empresa  Plusmar en el barrio de Barracas, ya que vertían hidrocarburos y otros residuos contaminantes a la vía pública desde donde llegaban a los pluviales que desembocan en el Riachuelo. La empresa sufrió una clausura judicial por falta de seguridad en todo el predio, falta de rejillas perimetrales que contengan los restos provenientes de tareas de lavado y mecánica y el vertido de contaminantes a la vía pública. En tanto, la División Delitos Ecológicos de la Policía Federal tomó muestras de los conductos pluviales y comprobó la presencia de hidrocarburos en el agua. Este es el segundo depósito y taller de la empresa Plusmar clausurado en menos de seis meses.

Durante abril se detectaron en el predio ubicado en Retiro, serias faltas ambientales como el vertido de restos del lavado de motores y carrocerías a los pluviales sin tener planta de tratamiento de efluentes. Se comprobó también el acopio indebido de residuos peligrosos. En este lugar, las descargas que se efectúan en los pluviales desembocan directamente sin tratamiento en el Río de la Plata de donde la Ciudad obtiene el agua potable para consumo.

En tanto, los vecinos de la Villa 31 denunciaron que el funcionamiento de este lavadero clandestino les quita presión de agua. La Agencia de Protección Ambiental realizó en el marco de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) junto a los gobiernos Nacional y de la Provincia de Buenos Aires más de 800 inspecciones dentro de la Ciudad que derivaron en 27 clausuras.