La Comisión Investigadora por las escuchas aprobó trabajos hasta 15 de diciembre

La Comisión Investigadora de la Legislatura creada para estudiar la responsabilidad política del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por la causa judicial de escuchas ilegales, aprobó hoy recibir los informes finales entre el 1 y el 15 de diciembre.

La cuarta sesión del cuerpo comenzó a desarrollarse pasadas las 11, con un retraso de una hora respecto de la convocatoria original, y se caracterizó por cruces permanentes, que tuvieron por principales protagonistas a los legisladores del PRO Martín Borrelli y al representante del MST-NI Marcelo Parrilli.

Para muestra de lo que fue la sesión, basta señalar que aprobar la versión taquigráfica de la última sesión insumió los primeros 25 minutos de trabajo.

El presidente del cuerpo, el diputado Martín Hourest (Igualdad Social), luego de instar a los presentes a seguir las “reglas sin jugar a tensionarlas”, y ante la seguidilla de comentarios sobre cuestiones de forma, pero inconducentes, pidió: “No gastemos la nafta del avión mientras carretea, porque si no, no levantamos vuelo”.

En concreto, la comisión trató el plan de trabajo propuesto por el oficialismo de PRO, a fin de dilucidar la supuesta responsabilidad de Macri por las escuchas ilegales que lo llevaron a ser investigado por la Justicia Federal.

Por trece votos a favor y tres en contra, se aprobó el cronograma de trabajos hasta el 15 de diciembre, según el cual las pruebas se podrán producir entre el seis de septiembre y el 11 de noviembre.

En tanto, los informes finales se podrán elevar entre el 1 de diciembre y el 15 de ese mes.

El jefe del bloque macrista, Cristian Ritondo, llevó la voz cantante del oficialismo, insistió en que Macri es víctima de “una gran operación” contra el que será “candidato a presidente en 2011”.

“Queremos garantizarle la defensa (a Macri), pero no queremos que esto sea la causa de (Norberto) Oyarbide en la Legislatura, donde el accionar se sepa antes en la prensa. Queremos que en esta Comisión no pase lo mismo que en la causa de Oyarbide.

Queremos que se garantice el derecho a defensa de cada uno de los funcionarios de nuestro gobierno”, enfatizó el diputado.

Pasadas las 13.30, el cuerpo debatía sobre las líneas investigativas a seguir, incluidos los testigos que podrían ser convocados durante el proceso, entre los que estarían agentes de la SIDE y Franco Macri, padre del jefe de gobierno.

Antes de que se vote esa cuestión, vinculada a los testigos que aportarán los interesados, restaban hablar el vicepresidente Martín Ocampo (PRO), Cristian Ritondo y Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires).