Gobierno porteño difundió medidas de prevención para evitar accidentes por uso de pirotecnia

El gobierno porteño difundió hoy las medidas de prevención para evitar accidentes por el uso de pirotecnia y recordó que tanto el 31 de diciembre como el primero de enero funcionarán en forma normal las guardias de los hospitales.

Se recordó que ante cualquier problema ocular, se puede concurrir a los hospitales oftalmológicos Santa Lucía (Avenida San Juan 2021) o Lagleyze (Avenida Juan B. Justo 4151), y por quemaduras al Hospital de Quemados (Pedro Goyena 369).

Los números de emergencias son los siguientes: Bomberos: 100; situaciones de riesgo: 103; SAME: 107; Subsecretaría de Emergencias: 4323-8900 int. 5190.

“El uso de cohetes, luces de bengala, estrellitas, cañitas voladoras, buscapiés, rompe portones y bombas de estruendo, entre otros elementos de pirotecnia, es potencialmente peligroso, sean autorizados o clandestinos, por lo que siempre es aconsejable evitar su utilización”, sostuvo el gobierno en un comunicado.

Asimismo, consideró que “los efectos térmicos y cinéticos de la pirotecnia pueden producir incendios, quemaduras y/o mutilaciones, generando secuelas psicológicas y físicas y, en algunas oportunidades, puede poner en riesgo la vida”.

Las siguientes son las recomendaciones difundidas por los ministerios de Salud y de Justicia y Seguridad de la Ciudad: * Los niños nunca deben manipular pirotecnia.

* La venta de artículos pirotécnicos de alto poder a menores de 16 años está prohibida.

* La pirotecnia autorizada debe tener la leyenda “autorizado por el RENAR” o por la DGFM (Dirección General de Fabricaciones Militares).

* Debe manejarse en lugares abiertos, lejos de edificios.

* No guardarla en los bolsillos.

* No arrojarla contra muros, cajas de luz o de gas.

* Debe mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.

* Cuando un producto no explota no debe tocarse aunque la mecha parezca apagada * Los ojos, brazos y manos son los órganos más afectados por calor, fuego, chispas o explosión. Son frecuentes también las lesiones en los órganos genitales cuando la persona lleva petardos en el bolsillo del pantalón debido al calor corporal.

* El estruendo provoca la muerte de las células sensoriales que se encuentran en los oídos y que no se regeneran.

* Proteger los oídos de los niños colocándole tapones del tipo que se usan para ir a la pileta. Cuidar a las mascotas, ya que su calidad auditiva es muchísimo más sensible.

* Los petardos poderosos suelen provocar destrucción de algún dedo y los fuegos artificiales quemaduras en la piel. Las explosiones producen mayor destrozo de tejidos y las quemaduras lesionan la piel.

* En algunas oportunidades, según las heridas producidas, puede haber riesgo de vida.

* No dejar los artículos al sol o próximos a fuentes de calor.

* Recordar que los artefactos de pirotecnia pueden causar incendios, ya fuere en el lugar o a distancia.

Asimismo, recomendó que en caso de incidentes en los cuales la ropa de la persona se prenda fuego “se lo debe sofocar envolviendo al accidentado con una manta o haciéndolo rodar por el suelo. Nunca debe caminar y menos correr”.

En este sentido, aconsejó “lavar la zona lesionada con agua fría o helada” ya que “disminuye el edema y calma el dolor”, “nunca colocar cremas, pomadas, ungüentos caseros o medicinales”, y asistir a un centro de salud.

“En caso de accidentes con compromiso ocular, no tocar ni realizar ninguna maniobra sobre los ojos” y “cubrir el ojo afectado con una gasa y concurrir a un centro oftalmológico lo más rápido posible”, sostuvo.

Las medidas precautorias abarcan también “el momento de abrir las bebidas se aconseja para prevenir lesiones en distintos puntos del cuerpo, especialmente en los ojos”.