Ferreyra: la fiscal pidió indagar a la cúpula de la Unión Ferroviaria

La fiscal de instrucción Cristina Caamaño, que investiga el homicidio del militante del PO Mariano Ferreyra, pidió que el líder del gremio de la Unión Ferroviaria Juan José Pedraza, y el número tres Juan Carlos “Gallego” Fernández, sean citados en el marco de la causa.

El requerimiento se lo presentó a la jueza Susana Wilma López hace unos diez días pero recién trascendió hoy luego que ayer se definiera la situación de los siete detenidos en la causa.

En el fallo de López se dejó entrever que la situación del “Gallego” Fernández quedó más comprometida luego que se demostrara en el entrecruzamiento de llamados.

“Seguidamente a Pablo Díaz le sonó el handy anunciando que lo había llamado el gallego Fernández, quien le habría dicho que se vayan, por esa razón Juan Carlos Pérez habría guardado las armas que le entregaron Guillermo Armando Uño, Gabriel Fernando Sánchez y Cristián Daniel Favale”, dice en el fallo la jueza al que accedió este portal.

Por su parte con respecto a Pedraza el titular de la Unión Ferroviaria ya había declarado en calidad de testigo en la causa. Aunque desde las víctimas y del PO lo acusan de ser el responsable ideológico del asesinato. En este punto la juez en su fallo señaló que el ataque fue premeditado y organizado con anterioridad.

Ayer, por orden de la jueza fueron procesados por homicidio calificado el delegado de la Unión Ferroviaria en el Roca, Pablo Díaz; los barras bravas Gabriel “el payaso” Sánchez y Cristian Favale; y los ferroviarios Juan Carlos Pérez, Francisco Uño, Jorge González y Salvador Pipito.

Según sostuvo la jueza, quienes dispararon aquel 20 de octubre en el barrio de Barracas fueron Sánchez y Favale, y éste último lo sindica como probable autor del disparo mortal que recibió Ferreyra en su abdomen.

No obstante, a Díaz lo sindica como convocante de la contra manifestación, y como organizador de la patota que atacó a los militantes del PO y trabajadores tercerizados, quienes previamente habían cortado las vías del tren a la altura de la estación Avellaneda.

Sobre Pérez dice que fue quien guardó las armas, y de Uño que si bien portó armas en ese lugar no realizó disparos o bien no está comprobado. En cuanto a Pipito y González, les endilga el delito de amenazas contra el equipo periodístico de C5N que estuvo realizando la cobertura en el lugar, y con el fin de que no filmen.