Está bien la nena que fue rescatada del fondo de un pozo

Todos hablan de milagro. Después de más de seis horas de intensa labor, la nena de tres años que había caído al fondo de un viejo pozo de agua abandonado, en Florencio Varela, fue rescatada sana y salva. Y hoy a la mañana, los médicos que la atienden aseguraron que está bien, sin lesiones de consideración. Y su recuperación es asombrosa.

La pequeña Vanesa tuvo a todos en vilo durante las horas que se prolongaron las tareas de rescate, en la boca del pozo al que había caído cuando estaba jugando en una zona de quintas, junto con sus hermanas y unas amiguitas. Ellas le avisaron a sus padres lo que había pasado y enseguida se armó el operativo de rescate, que terminó minutos antes de la medianoche.

La pequeña “está en buen estado de salud” y “no sufre ninguna lesión de importancia”, según el parte médico dado a conocer esta mañana. En ese sentido, en una conferencia de prensa, Arnaldo Medina, el director del Hospital de Florencio Varela, donde la nena permanece internada en

terapia intensiva después del rescate, dijo que la pequeña sólo sufrió “algunas escoriaciones leves y una contusión en el peroné”, pero “no tiene comprometido ningún órgano vital”.

El directivo agregó: “Está en observación y continúa su evolución. Está en buen estado de salud”. También señaló que la nena “pudo dormir” durante la noche y está acompañada permanentemente por su familia, lo cual ayudó a tranquilizarla.

“Llegó en un estado de conmoción, de llanto, pero se fue tranquilizando. Seguramente la compañía de los padres la va a ayudar a tranquilizarse”, agregó el director del hospital.

Sobre el golpe en el peroné, dijo que pudo haberse producido en el momento de la caída, aunque no reviste importancia.

A su vez, los papás de Vanesa, todavía conmocionados por lo que vivieron, se limitaron a dar “gracias a Dios y a todos los que ayudaron” para que la nena pudiera ser rescatada del pozo al que había caído.

“Ahora está bien mi bebé. Agradezco a Dios y a todos los que vinieron”, señaló la madre de Vanesa en la puerta del hospital. En tanto, el papá tuvo palabras similares: “Gracias a Dios todo salió bien. Le agradezco mucho a Dios y a todos los que nos ayudaron, la Policía y los bomberos. Gracias a Dios mi hija está bien”.