En el Gobierno dicen que hay que “investigar” las denuncias sobre coimas

En las filas del Ejecutivo nacional salieron hoy al cruce de la declaración del ex embajador argentino en Venezuela Eduardo Sadous, quien denunció ante la Justicia “coimas” o “peajes” para comerciar con ese país. Aseguraron que “nunca hubo diplomacia paralela”, aunque pidieron a la Justicia “investigar” el caso.

Los encargados de divulgar la posición del Gobierno fueron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido, cuya cartera se encuentra directamente involucrada a partir de la declaración de Sadous.

“Es una infamia, una calumnia que embarra innecesariamente a muchísima gente. ¿Siete años después y sin dar nombres? No tengo ni idea de qué puede estar buscando”, afirmó De Vido. El ministro remarcó que “nunca en la relación bilateral se firmó nada de espaldas a la Cancillería ni hubo diplomacia paralela”.

De Vido confió además que el ex funcionario kirchnerista Claudio Uberti, relacionado con este caso, fue “un promotor de las relaciones, pero nunca hizo nada paralelo a la Cancillería”.

En tanto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que son los jueces “los que tienen que investigar como corresponde” las denuncias sobre estos supuestos pedidos de coimas a empresarios.

“No conozco la causa, pero siempre en este tipo de cosas si hay una denuncia hay que investigarla. Mientras tanto, hacer conjeturas no tiene sentido”, consideró Fernández.

Por último, el jefe de los Ministros comparó esta causa con la que se lleva contra el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime que “tienen que seguir adelante e investigar los jueces como corresponde”.