El Plan Empleo joven incentiva la contratación de vecinos que buscan su primer trabajo formal

Ericka Torrico, eligió estudiar Bioquímica para seguir los pasos de su tía. Sabía que para solventar la carrera necesitaba trabajar y consiguió que la tomaran en un restaurante de Once. Pero las condiciones no eran las mejores: no estaba registrada y le costaba compatibilizar el estudio con la demanda laboral.

Por eso, no dudó cuando apareció la oportunidad de ingresar a trabajar a la cadena de comida KFC. Se anotó y cuatro días después tuvo la primera entrevista. Hoy es parte del Plan Empleo Joven, mediante el cual el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires paga parte de su salario.

“Este trabajo me da flexibilidad horaria para poder estudiar. Además, me permitió perder la timidez y aprender a cómo manejarme con las personas en la atención al público”, cuenta Ericka, de 22 años. Vecina de La Boca, viaja hasta la sucursal del Abasto Shopping y de ahí hasta la Universidad de Morón, donde cursa cinco veces por semana el tercer año de Bioquímica.

La historia de Ericka refleja las dificultades que afrontan quienes buscan ingresar al mercado laboral formal. Ante ese panorama, el Gobierno porteño, a través del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, que dirige José Luís Giusti, busca incentivar la contratación de vecinos de entre 18 y 24 años, para que 10 mil jóvenes logren insertarse en el mercado laboral en 2023.

Como parte de la iniciativa, la Ciudad brinda una asistencia económica mensual para solventar por 12 meses, de forma exclusiva y parcialmente, el pago del salario.

“Desde la Ciudad tenemos como principal objetivo crear más y mejores empleos para los jóvenes. Esta iniciativa propone un trabajo conjunto entre el sector público y privado para promover la inclusión laboral y la igualdad de oportunidades”, sostuvo Giusti.

En ese sentido, agregó: “Queremos que cada joven que vaya a trabajar a una empresa lo haga con la idea de permanecer mucho tiempo en ella y que las empresas puedan contratar y capacitar a los jóvenes en sintonía con lo que el mercado laboral está reclamando en esta época. Nuestra mayor satisfacción es que cada vez son más las empresas que se suman a este proyecto”.

Empleo Joven

La oportunidad de acceder a un primer empleo en blanco

“El programa permite que chicos sin experiencia previa en un trabajo formal tengan la oportunidad de capacitarse en atención al cliente a través de las tareas del día a día. Además, les da la chance de estudiar y les brinda la flexibilidad de elegir sus propios horarios”, remarca Inés Kubisen, gerente de Recursos Humanos de Degasa, a cargo de las marcas KFC y Wendy’s.

Otra de las empresas que participan del programa es CAT Technologies, encargada de brindar servicios a otras compañías en diversidad de canales, como teléfono y redes sociales. “Es muy interesante porque acerca a los chicos a un primer empleo en blanco. A nosotros nos permite captar gente más joven, con potencial de crecimiento acá dentro”, resalta Eliana Kohler Presas, gerenta de Personas y Relaciones Laborales.

Milagros Mariatti tiene 24 años. Estudiante de Medicina, ingresó a CAT este año. Se desempeña como operadora de atención al público y ventas, representando al Banco Santander. De su experiencia y la de sus amigas, conoce de primera mano las dificultades que afrontan los jóvenes de su edad para insertarse en el mercado laboral.

“Tener un trabajo formal, bancarizado y con una obra social, te ayuda en el día a día. Cuando te sentás a estudiar es distinto porque tenés otra tranquilidad. Además, te da la posibilidad de proyectar a futuro”, explica la vecina de Recoleta. Milagros se detiene en ese último punto, donde muchos de su edad piensan en que las chances de crecimiento sólo están en el exterior. “Me gusta la idea de poder proyectar dentro del país, con la esperanza de algún día implementar lo que estoy estudiando”, destaca.