El Nobel de Física recompensó a trabajos sobre fibras ópticas y semiconductores

A la danza de los premios Nobel hoy le tocó el espacio al de Física, que en esta edición fue atribuido al británico-estadounidense Charles Kao por sus investigaciones sobre las fibras ópticas y al canadiense Williard Boyle y el estadounidense George E. Smith por sus trabajos en el campo de los semiconductores.

Kao fue premiado por “un avance en el terreno de la transmisión de la luz a través de las fibras para la comunicación óptica”, según señaló el comité que otorga el Premio. En tanto, Boyle y Smith fueron galardonados por “la invención de un circuito semi-conductor de imágenes, el captor CCD”, agregó el comité en un comunicado.

El comité Nobel calificó a los tres científicos de “maestros de la luz” pues sus trabajos han permitido “la creación de numerosas innovaciones prácticas para la vida cotidiana y aportado nuevas herramientas para la exploración científica”.

Los descubrimientos de Kao “abrieron la vía a la tecnología de la fibra óptica que se utiliza hoy en casi todas las comunicaciones telefónicas y de transmisión de datos”, precisó el comité.

Por su parte, Boyle y Smith “inventaron un captor de imágenes digitales, el CCD (charge-coupled device) que hoy en día se ha convertido en un ojo electrónico para ser utilizado en todos los terrenos de la fotografía”, agregó el comunicado.

El año pasado, el premio de Física había sido atribuido a un estadounidense, Yoichiro Nambu, y a dos japoneses, Makoto Kobayashi y Toshihide Maskawa, por sus descubrimientos separados sobre la física de las partículas que explica anomalías en conceptos vinculados al origen del universo al producirse el “Big Bang”, hace 14.000 millones de años.

En cada categoría, el premio Nobel es acompañado de una recompensa de 10 millones de coronas suecas (1.434.000 dólares) que serán distribuidos entre los ganadores.