El juez Zaffaroni consideró “lamentables” las declaraciones de Macri sobre la inmigración

El juez de la Corte Suprema, Raúl Eugenio Zaffaroni, consideró “lamentables” las declaraciones del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, sobre la inmigración, afirmó que la cantidad de extranjeros en el país “decrece” y advirtió que la mayor parte de la población carcelaria corresponde a ciudadanos “argentinos” y no extranjeros.

“No abro juicio sobre lo acontecido en Soldati ni sobre las responsabilidades penales y políticas al respecto. No conozco directamente la situación y sería un irresponsable si hiciese cualquier comentario. Lo que puedo afirmar es que las declaraciones del ingeniero Macri me parecen, por lo menos, lamentables”, dijo Zaffaroni en una entrevista con el Diario Tiempo Argentino.

Macri había habladdo de un “inmigración descontrolada” y un “avance de la delincuencia y el narcotráfico”, al referirse a la situación de las familias ocupantes del Parque Indoamericano ubicado en el barrio de Villa Soldati.

“Es mentira que haya sobrerrepresentación de extranjeros en las cárceles argentinas, y menos aún de bolivianos. Los delincuentes son nuestros, bien nuestros, no lo dude nadie”, consignó el ministro de la Corte Suprema de Justicia.

Zaffaroni explicó que “el porcentaje de extranjeros que hay en el país no aumenta sino que decrece” y descartó que se pueda comparar la situación de la ciudad de Buenos Aires, con Río de Janeiro, donde “las favelas están en toda la ciudad”.

En este contexto, Zaffaroni dijo también que “lo que Macri propone es violar la ley que tanto costó y devuelve “dignidad” a las Fuerzas Armadas, en referencia a las recientes declaraciones de Macri respecto al “coraje” del presidente de Brasil, Luiz Inácio “Lula” Da Sila, de “apelar a los militares para resolver el conflicto social” en las favelas.

“Los soldados sirven para la defensa nacional y tienen una misión salvadora en este siglo amenazado por catástrofes ecológicas, y no para los intereses políticos coyunturales de nadie”, dijo Zaffaroni.

Sostuvo también que Argentina “no puede copiar los peores ejemplos de resurgimiento racista europeo”, que consiste en “ensañarse con el más débil, con el más vulnerable, con el que no tiene cómo defenderse y propugnar su estigmatización e incitar la violencia contra él”.

Finalmente, Zaffaroni asumió que “la discriminación es el prejuicio que puede servir de base para la construcción de cualquier enemigo” y añadió que “es el camino al genocidio”.