25 años de cárcel para el último dictador

Habló la Justicia. El ex dictador Reynaldo Bignone, último presidente de facto de la Argentina, fue condenado a la pena de 25 años de prisión por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad cometidos en la guarnición militar de Campo de Mayo. Y según el fallo, deberá cumplirlos en una cárcel común.

Así lo dispuso el Tribunal Oral Federal Número 1 de San Martín en el primer veredicto contra el último presidente de la dictadura, quien se encuentra procesado con prisión preventiva y ya cumple arresto en el penal de Marcos Paz.

“Los delitos que se condenan son de lesa humanidad y la condena debe sea llevada a cabo en un establecimiento del Servicio Penitenciario Federal”, señaló el tribunal, para revocar el beneficio con el que contaban varios de los imputados en esta causa, todos mayores de 80 años.

Además de Bignone, el tribunal también condenó al ex titular del Comando de Institutos Militares, Santiago Riveros, a 25 años de prisión, lo mismo que al ex jefe de inteligencia, Fernando Verplaetsen.

Riveros ya tiene una sentencia anterior de cárcel perpetua por el asesinato del militante comunista Floreal Avellaneda, mientras que Verplaetsen cuenta con otra condena de 25 años de cárcel por la misma causa.

Los jueces Marta Milloc, Héctor Sagretti y Daniel Alberto Cisneros consideraron a Bignone “coautor penalmente responsable de allanamientos ilegales; robo agravado por el uso de armas; privación ilegítima de la libertad con violencia y amenazas; y la imposición de tormentos agravados” durante 1976 y 1978 en el centro clandestino de Campo de Mayo.

En tanto, el ex director de la escuela de infantería de Campo de Mayo, Jorge García, recibió 18 años de prisión; el ex jefe del batallón de inteligencia 601 del Ejército, Carlos Tepedino, fue condenado a 20 años; y el ex director de la Escuela de Servicios para Apoyo de Combate “General Lemos”, Eugenio Guañabens Perelló, a 17 años.