Cagna es el candidato mas firme para dirigir a los xeneizes

El miércoles el entrenador de Boca era Alfio Basile, pero el jueves a la noche presentó su renuncia y nadie intentó declinarla. El viernes a la mañana fue nombrado Abel Alves, quien se hacía cargo de la Reserva, y se confirmó que Carlos Bianchi seguiría como manager. Pero hoy, domingo, solamente dos días después, ninguno de esos estará en el banco: se despidió Bianchi como manager y a Alves le sacaron el buzo de DT.

Inmediatamente, la dirigencia empezó a buscar un entrenador, y más teniendo en cuenta que el próximo domingo Boca debuta en el Clausura ante Argentinos. Además de que será una semanita cargada porque habrá fecha entre semana y otra vez al siguiente finde.

Entonces, rápido, el presidente y sus seguidores pusieron manos a la obra para conseguir técnico. Primero hablaron con Guillermo Barros Schelotto, pero ya se habían acordado tarde: el Mellizo renovó contrato en Estados Unidos la semana pasada y mañana mismo se vuelve a Norteamérica. Aunque dicen que se tentó y a pesar de que es el favorito de Ameal, es muy difícil…

La segunda opción fue otro conocido de la casa y que ya había sonado en otros tiempos por los pasillos de la Bombonera: Diego Cagna. El ex jugador xeneize renunció a Tigre en diciembre y lo tienta la posibilidad de que su primer equipo grande en su carrera como DT sea nada más ni nada menos que Boca.

También hay un tercer nombre, aunque hasta el momento desde el club nadie lo llamó. Se trata, al igual que los otros dos, de alguien de la casa: Blas Armando Giunta. El actual entrenador de Almirante Brown está en carpeta para algunos dirigentes ante una posible baja del Melli y del Flaco.

Falta confirmarse, pero ante la negativa de Bianchi de asumir y su posterior renuncia como manager, y luego de que se decidiera que Abel Alves no va a estar en el banco en el Clausura, el Flaco es quien quedó a un paso de dar el sí y no se descarta que mañana, cuando toda la plana mayor de Boca haya regresado de Mendoza a Buenos Aires, sea presentado -o al menos anunciado de manera oficial- en Casa Amarilla.