Buscan avanzar en el Congreso con proyectos para recortarle poder al Gobierno. Morales admitió fragmentación en la oposición

Una iniciativa para limitar el poder de veto del Ejecutivo ingresará este lunes en la Cámara de Diputados, y en el mismo cuerpo se espera poder tratar en comisión un proyecto de acceso a la información pública. En tanto, esta semana podrían tratarse en el recinto del Senado la reforma al Impuesto al Cheque, el pliego de Marcó del Pont como presidenta del Banco Central y los DNU que habilitaron el uso de reservas.

En declaraciones radiales, el jefe del bloque de la UCR en el Senado, el jujeño Gerardo Morales, reconoció que “la fragmentación es el problema más grave” de la oposición, pese a lo cual confió en que esta semana se logre el quórum necesario para tratar los temas que están estancados (desde hace dos semanas que no hay sesiones en el Congreso). El radical aseguró así que su fuerza bajará al recinto y pidió que los otros partidos hagan lo mismo. Por lo pronto, Carlos Menem es otra vez la figurita que necesitan los partidos opositores para sumar las 37 bancas ocupadas que habiliten la sesión

El sábado, la diputada del GEN Margarita Stolbizer informó que mañana presentará una iniciativa que pretende ponerle un freno al veto del Poder Ejecutivo. Esto se da en el marco de la posible reforma del régimen de los DNU. Otra que anunció movidas para acotar al Gobierno central fue la peronista disidente Graciela Camaño, quien pidió tratar en Diputados un proyecto de acceso a la información pública que ya tiene media sanción.

Otros temas en danza tienen que ver con la intención de varias fuerzas opositoras en insistir con la reforma del Consejo de la Magistratura, por un lado, y del Indec, por el otro; sin embargo es sabido que no logran ponerse del todo de acuerdo. Por su parte, el kirchnerismo, que no está dispuesto a perder la iniciativa parlamentaria, buscará esta semana avalar la reforma de la ley de entidades financieras, avanzar con el matrimonio gay, e impulsar una ley sobre el aborto. Tampoco en las filas oficialistas hay acuerdos absolutos, especialmente en los últimos dos temas, que generan importantes diferencias internas.