Boudou sobre el escándalo de Wikileaks: “Es una vergüenza para Estados Unidos, y no para Argentina”

Cristina Kirchner y buena parte de su gobierno permanecieron en silencio en los días posteriores a las revelaciones por parte de Wikileaks de los cables secretos de la diplomacia norteamericana. Hasta que uno de los ministros rompió el silencio. Fue el titular de Economía, Amado Boudou, quien relativizó las consecuencias del escándalo generado

por estas filtraciones de documentos. Y afirmó que el tema es “una vergüenza para Estados Unidos, y no para Argentina”.

El ministro de Economía consideró que está “entre berreta y tonto” que un cable diplomático intente indagar sobre “la salud mental de la presidenta” Cristina Kirchner.

De esta forma, el titular de la cartera de Hacienda se transformó en el primer funcionario del Gobierno que opinó sobre el caso, después de dos días de silencio oficial acerca de los cables dados a conocer por Wikileaks.

Boudou sostuvo: “Es una vergüenza para Estados Unidos, y no para Argentina, que fuera visto como un problema cómo nos miran a través de estos cables, y mucho peor aún los temas que se tocaron”.