Bolivia: el Gobierno decreta una suba de hasta 82% en los combustibles, tras un congelamiento de seis años. Sindicato de choferes convoca a un paro

Ayer domingo el Gobierno boliviano decidió implementar un fuerte incremento de los precios de los combustibles luego de seis años sin subas. El alza llega hasta el 82 por ciento en el caso del diesel; en tanto los sindicatos de chóferes convocaron a un paro por tiempo indefinido.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, argumentó la medida señalando que su gobierno no puede continuar subsidiando las importaciones de combustible debido al contrabando de carburante a los países vecinos. Fueron seis años en los que los precios de los combustibles estuvieron congelados y en el último año el Gobierno de Morales destinó 380 millones de dólares para evitar incrementos en los precios.

En cuanto al argumento de García Linera, los combustibles que se comercian de forma ilegal en Perú, Brasil, Chile y Argentina tienen un valor de 150 millones de dólares. Esto ha sido calificado por el vicepresidente como una “vena abierta en los bolivianos que alimenta a los extranjeros”.