Ahora, en el Gobierno admiten que hay inflación

Primero, el ministro Amado Boudou dijo que la inflación no es “un tema” y que en todo caso afecta sólo “a la clase media alta”. Y se le vino todo el mundo encima. Ahora, desde el mismo gobierno, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, salió a admitir que hay “algunos incrementos de precios”. Pero enseguida se encargó de culpar a los empresarios por estas subas de precios.

Mientras las consultoras privadas y las entidades de defensa del consumidor advierten sobre una inflación anual que ronda entre el 25% y 30%, Randazzo admitió la existencia de “algunos” incrementos, pero responsabilizó al empresariado por apelar a la inflación en vez de aumentar la oferta para hacer frente a la creciente demanda.

El ministro aseguró que la suba se da “en una economía que está en expansión y que tiene una enorme demanda”.

En una línea similar, el viceministro de Economía, Roberto Feletti, reconoció que en el país “hay suba de precios”, pero descartó que se trate de un “espiral inflacionario”. Y agregó: “Nosotros reconocemos que hay suba de precios dispersa, el INDEC lo reconoce. Impacta más en aquellos productos sofisticados que en los productos estándar”.