Advierten otra vez sobre represalias brasileñas si Argentina limita el comercio

No todas son rosas en la relación con Brasil. El canciller de ese país, Celso Amorín, aseguró que a Brasil “no le gustan” las trabas que impuso la Argentina al ingreso de productos importados, y advirtió que las restricciones “van a tener algún tipo de consecuencias”.

Según el funcionario brasileño, “se dice que hay algunas autoridades argentinas que estimularon a algunos supermercados a comprar productos nacionales. Es algo de lo que no gustamos y va a acabar teniendo algún tipo de consecuencias”.

“Es muy importante que la Argentina comprenda que Brasil es un gran mercado para ellos. Para decir la verdad, estas cosas no son buenas”, sostuvo Amorín, en declaraciones citadas por agencias internacionales de noticias.

El canciller, sin embargo, confió en que esta situación será resuelta cuando esta tarde, en Río de Janeiro, se reúnan los presidentes de ambos países. Cristina Kirchner y Lula Da Silva se encontrarán a las 18, en el marco del tercer foto anual de la “Alianza de las Civilizaciones” que se realiza en el país vecino.

“Confiamos que el tema sea resuelto”, destacó Amorín, quien a la vez destacó que el comercio bilateral tuvo un repunte “importante” en el primer trimestre de 2010.