A pesar de la disparada de la inflación, el Banco Central no sube la tasa de plazos fijos

El Banco Central (BCRA) decidió mantener sin cambios la tasa de política monetaria en 118% anual, a pesar de la disparada de la inflación, que subió 12,4% en agosto.

Según la autoridad monetaria, «indicadores de alta frecuencia reflejan una desaceleración del ritmo de incremento del nivel general de precios desde el pico de la tercera semana de agosto, que se habría profundizado en lo que va de septiembre».

Por eso resolvió mantener las tasas de plazos fijos, con las cuales los ahorristas buscan resguardar el poder adquisitivo de sus tenencias.

El BCRA dijo que la inflación del 12,4% estuvo «impulsada por el traslado a precios de la mayor volatilidad financiera registrada en la segunda mitad del mes y la recalibración del nivel del tipo de cambio oficial«, es decir, la devaluación.

Según pudo saber Noticias Argentinas, el directorio del Central se inclinó por esa decisión para tratar de no seguir incrementando la descomunal deuda de la autoridad monetaria, que esta semana superó los 20 billones de pesos y crece a un ritmo cercano a los dos billones mensuales.

Es que al subir la tasa de interés se incrementa la velocidad a la que crecen los pasivos del BCRA, lo que alimenta la expectativa de inflación hacia el futuro y empeora el balance de la entidad.

Las Leliq devengan intereses de casi $2 billones por mes, aproximadamente un 20% de la base monetaria.

Esa «bola de Leliq» es considerada por la oposición como el principal desafío económico de cara al gobierno que asumirá el 10 de diciembre próximo.

Las razones del BCRA.

Para justificar su decisión, el BCRA explicó que adopta sus decisiones mirando las expectativas, la inflación futura. Y además, fundamentan que la tasa efectiva anual de 209% es positiva frente a la inflación anual.

Según la autoridad monetaria, «indicadores de alta frecuencia reflejan una desaceleración del ritmo de incremento del nivel general de precios desde el pico de la tercera semana de agosto, que se habría profundizado en lo que va de septiembre».

Por eso resolvió mantener las tasas de plazos fijos, con las cuales los ahorristas buscan resguardar el poder adquisitivo de sus tenencias.

Una de las preguntas que se hacen ahora especialistas es si algunos ahorristas podrían desarmar posiciones en pesos para volcarlas a adquirir «dólar MEP» o divisas en las numerosas «cuevas».

El BCRA dijo que la inflación del 12,4% estuvo «impulsada por el traslado a precios de la mayor volatilidad financiera registrada en la segunda mitad del mes y la recalibración del nivel del tipo de cambio oficial», es decir, la devaluación.

Señaló que continuará monitoreando la evolución del nivel general de precios, la dinámica del mercado de cambios y de los agregados monetarios a los efectos de calibrar su política de tasas de interés y de gestión de la liquidez.

En el Gobierno afirman que «aunque la inflación de agosto llegó a dos dígitos, la de septiembre viene más planchada» y atribuyen el costo de vida del mes pasado al impacto puntual de la devaluación.

Qué dicen las consultoras.

Pero las proyecciones de las principales consultoras del mercado, que envían sus datos al propio BCRA, estiman un costo de vida del 12% para septiembre, un nivel que sigue siendo muy alto.

Los especialistas admiten que en la recta final rumbo a las elecciones no es una decisión fácil subir la tasa por el costo que implica esa medida en términos de encarecimiento del crédito, el impacto sobre la actividad económica, y el deterioro del déficit cuasifiscal del Banco Central.