“Esto no es la hinchada de River, son 300 tarados a los que hay que detener”, dijo Aníbal Fernández

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, repudió los incidentes en el Monumental tras el descenso de River a la B Nacional y responsabilizó por los hechos a “300 tarados que hay que identificar y detener”. Y consideró que se deben “tomar medidas” con el club, al igual que “como ha ocurrido con otras instituciones deportivas”.

Por otro lado, el jefe de ministros consideró que “no había razones” para que se resolviera jugar el partido por la promoción entre River y Belgrano “a puertas cerradas” y sostuvo que “jugarlo sin público era trasladar el conflicto a otro lugar”.

En declaraciones formuladas esta mañana al programa televisivo Baires Directo, que se emite por Telefé, Aníbal Fernández señaló que los responsables de los desmanes ocurridos ayer tras el descenso de River a la Nacional B “no es el hincha de River sino 200 tarados”.

“Lo que hay que hacer es identificarlos por las imágenes, esperarlos en los lugares que corresponden y detenerlos”, sostuvo el jefe de ministros, quien afirmó que “el 99,99 por ciento de la gente no fue a hacer lío sino a ver a su equipo”.

De hecho, remarcó que los desponsables de los incidentes “son los de siempre”, por lo cual insistió en la necesidad de “buscarlos y sacarlos definitivamente de la cancha”.

Además, entendió que “evidentemente también se deben tomar medidas con el propio club porque desgraciadamente sucedió en el club y tienen que hacerse cargo de lo que sucedió”.

En otro orden, Fernández salió al cruce del candidato presidencial Ricardo Alfonsín, quien reclamó la renuncia de la ministra de Seguridad, Nilda Garré: “Lo que dice no es otra cosa que la propia de aquellos que creen que la pelota salta porque tiene un conejo adentro. Son barbaridades propias de estos momentos preelectorales”, sostuvo.